Militares abaten a 6 insurgentes en Filipinas

Fuerzas del gobierno filipino abatieron a por lo menos seis rebeldes en enfrentamientos ocurridos el miércoles temprano, la más reciente de una serie de batallas perdidas para los insurgentes, informó el ejército.

Soldados respaldados por policías estaban verificando reportes de hombres armados en el poblado de Camiling, provincia de Tarlac, el martes por la noche cuando guerrilleros del Nuevo Ejército del Pueblo atacaron con disparos, dijo el coronel del ejército Henry Sabarre. Los enfrentamientos terminaron horas después con seis rebeldes muertos, una mujer entre ellos.

Más tarde, un insurgente herido salió de un escondite cerca de donde ocurrió el enfrentamiento y se entregó a los soldados porque temía morir desangrado por una herida en la pierna, dijo el general de brigada Hernando Irriberi.

Sabarre dijo que la recuperación de una ametralladora y otras armas de grueso calibre indican que hay "una personalidad (rebelde) importante en el área". Los insurgentes muertos no han sido identificados, agregó el oficial.

La organización rebelde era parte de un grupo mayor que opera en Tarlac, provincia natal del presidente Benigno Aquino III, y los poblados adyacentes Zambales y Pangasinan, agregó el coronel.

"Estamos realizando una serie de operaciones de combate en estas áreas desde hace bastante tiempo, junto con nuestros grupos de paz y desarrollo", agregó. "Al final del día, los insurgentes no tendrán más opción que ocultarse y eventualmente caer en las manos de nuestra ley".

El jefe del estado mayor militar, general Emmanuel Bautista, dijo a comienzos de julio que las tropas del gobierno siguen en camino de cumplir el objetivo de erradicar a una de las insurgencias de mayor antigüedad para cuando Aquino concluya su mandato en 2016.

Las negociaciones para acabar con 44 años de insurgencia, que en su mayor parte ha sido alimentada por la pobreza rural y la injusticia, se colapsaron y el ejército intensificó las operaciones de contrainsurgencia.