George Washington realizó su cruce anual del río Delaware el día de Navidad.

La edición 61 de la recreación del audaz cruce el 25 de diciembre de 1776 --que invirtió el destino de la Guerra Revolucionaria-- se realizó el miércoles por la tarde en la frontera entre Pennsylvania y Nueva Jersey.

La recreación fue perfecta, a diferencia de años recientes, en que las malas condiciones del tiempo y el alto nivel del agua evitaron los actos. En esos años, los participantes cruzaron el puente a pie.

Cientos de personas hicieron caso omiso del frío para observar a las tres embarcaciones hacer el cruce desde Pennsylvania hasta Nueva Jersey y escuchar el discurso con que Washington arengó a sus soldados. John Godzieba, presidente de la junta de directores de la organización que organiza el acto, agradeció a los presentes por su interés y apoyo.

"Gracias por permanecer aquí y esperar a que cruzáramos", dijo Godzieba, quien representó a Washington. "Sé que hay frío, y les agradezco la paciencia".

Al final del acto, Godzieba y sus soldados regresaron a pie a Pennsylvania por el puente.

Durante el cruce original, varias embarcaciones transportaron 2.400 soldados, 200 caballos y 18 cañones, y los soldados marcharon 13 kilómetros (8 millas) río abajo antes de enfrentarse con los mercenario hessianos en las calles de Trenton. Un total de 30 mercenarios perdieron la vida y dos soldados del ejército continental murieron de frío, pero ninguno falleció en combate.