Unos 100 legisladores iraníes presentaron una propuesta de ley en el parlamento que forzaría al gobierno a incrementar el enriquecimiento de uranio a 60% si se imponen nuevas sanciones a la República Islámica, dijo la prensa estatal el miércoles.

La televisión dijo que la propuesta será incluida en la agenda para debate, pero no dijo cuándo será discutida. La medida tiene que ser aprobada por la legislatura de 290 escaños y después ser ratificada por un organismo rector constitucional para convertirse en ley.

Es una respuesta a una propuesta presentada en el Senado estadounidense la semana pasada que autorizaría nuevas sanciones económicas si Irán viola el acuerdo nuclear interino alcanzado en Ginebra el mes pasado o no alcanza un nuevo acuerdo.

Bajo el acuerdo, Irán acordó limitar su enriquecimiento de uranio a 5% y neutralizar su inventario de uranio enriquecido 20% a cambio de un levantamiento de sanciones en su contra y una promesa de no imponer nuevas sanciones.

Hossein Naqavi Hosseini, miembro del panel de Seguridad Nacional y Política Exterior del parlamento, dijo que la propuesta, de ser aprobada, daría a los negociadores de Irán una posición más fuerte.

"La propuesta está diseñada para obligar al gobierno a producir uranio enriquecido al 60% para submarinos y barcos en caso de que la otra parte imponga sanciones", dijo la agencia noticiosa oficial IRNA. "Si el Congreso estadounidense presenta una ley para imponer presiones contra nosotros, nuestro parlamento debería hacer lo mismo".

Pero el prominente legislador Hossein Sobhaninia dijo que la medida dañaría a Irán y solamente daría más pretextos a Estados Unidos y sus aliados para incrementar sus presiones.

"No debemos apresurarnos. Aprobar una ley así daría pretextos a la otra parte", dijo en comentarios colocados en el portal oficial del parlamento. "Estamos comprometidos con el acuerdo de Ginebra".

Los ultraconservadores de Irán han calificado el acuerdo de "cáliz envenenado", lo que obliga al presidente Hasan Ruhani y al canciller Mohamad Javad Zarif a convencer a los escépticos de que no están cediendo en asuntos claves de seguridad nacional.

El líder supremo de Irán, ayatola Alí Jamenei, que tiene la última palabra en todos los asuntos del estado, ha respaldado al equipo negociador iraní, llamándolos "hijos de la revolución" y "nuestros propios hijos".

El equipo negociador ha dicho que los términos del acuerdo de Ginebra fueron aprobados por adelantado por el Consejo Supremo de Seguridad Nacional, el máximo organismo de seguridad del país.