Taj Gibson anotó 20 puntos, Jimmy Butler agregó 15 y los Bulls de Chicago aplastaron el miércoles por 95-78 a los Nets de Brooklyn.

Gibson, originario de Brooklyn, encabezó un ataque muy bien repartido. Seis jugadores aportaron cifras de dos dígitos en puntos por Chicago, que se vio alentado por el regreso de los escoltas Kirk Hinrich y Butler.

"Hubo mucha tensión", dijo Gibson, de 28 años. "Fui a entregar algunos juguetes y estaba cansado, pero fue maravilloso ver a mi familia".

Chicago perdía 50-49 al principio del tercer parcial, pero, con Butler como protagonista, los Bulls tuvieron una racha de 21-5 para darle vuelta al marcador.

Butler, quien se perdió el partido anterior de Chicago por una lesión del tobillo derecho, detonó la racha con un triple, y luego agregó otra jugada de tres puntos que puso la pizarra 57-52, los primeros de 12 puntos consecutivos de los Bulls.

Otra jugada de tres puntos de Butler alejó a Chicago a 66-52.

Chicago (11-16) cerró el período con ventaja de 19 puntos, después que una clavada de Reggie Evans frenó una sequía de los Nets (9-19) de cinco minutos y medio sin atinar un solo tiro de campo.

Brooklyn no pudo acercarse en el cuarto período, y cerró el encuentro con un coro de abucheos del público.

"El público te aplaude cuando las cosas salen bien y te deja claro cuando no es así", dijo el entrenador de los Nets Jason Kidd. "Esperan algo bueno el 90% del tiempo. Ahora, jugamos mal el 90% del tiempo y por lo tanto tienen todo el derecho de abuchearnos y expresar cómo se sienten".

Lo que en algún momento se contemplaba con un duelo estelar entre dos candidatos al título de la Conferencia del Este, se convirtió en un partido entre dos de las mayores desilusiones de la temporada, con planteles sin varias figuras aquejadas por lesiones.