El gobernador de Nueva York que tuvo que renunciar por un escándalo de prostitución anunció el fin de su matrimonio de más de dos décadas.

Eliot Spitzer y su esposa Silda Wall Spitzer hicieron el anuncio el martes. Dijeron en un comunicado que lamentaban que su relación marital hubiese concluido.

Los Spitzers se casaron en 1987 y tienen tres hijos pero han vivido separados durante meses.

Ella apoyó su ascenso a gobernador desde que era procurador estatal. Se mantuvo a su lado en 2008 cuando él renunció después de admitir que pagaba por tener relaciones sexuales con prostitutas.

Intentó regresar este año a la política como contralor de la ciudad de Nueva York pero perdió la elección primaria demócrata.