Cuando los Packers de Green Bay entren al terreno para realizar su práctica del jueves, sabrán si Aaron Rodgers será su quarterback titular para el encuentro del domingo contra los Bears de Chicago, sus rivales de la División Norte de la Conferencia Nacional.

Los Packers no dieron noticias el martes sobre una clavícula que tiene en ascuas a muchos habitantes del estado de Wisconsin.

"Hemos realizado los análisis y estamos evaluándolos", dijo Rodgers en su programa semanal en una radiodifusora de ESPN. "Probablemente no es lo que todos quieren oír, pero puedo decir que definitivamente el jueves tomaremos una u otra decisión. Será una conclusión que pondrá fin a la incertidumbre de esta semana. Queremos dar a todos un descanso para que puedan disfrutar la Navidad".

Rodgers se fracturó la clavícula izquierda el 4 de noviembre, en un encuentro contra los propios Bears, y se ha perdido los últimos siete partidos. Comenzó a practicar en forma limitada hace cuatro semanas y no ha sentido dolor en medio mes.

El mariscal confiaba en recibir el visto bueno de sus médicos para participar en los dos partidos anteriores, pero no pudo jugar.

Los Packers tienen una foja de 2-5-1 desde que Rodgers se lastimó en la primera serie ofensiva del encuentro que los Bears ganaron por 27-20. Si Rodgers no puede entrar al terreno, Matt Flyn jugará de inicio su quinto encuentro consecutivo.

El ganador del encuentro dominical en el Soldier Field conseguirá el título divisional.