Al celebrar su primera Misa de Gallo como pontífice en una Basílica de San Pedro repleta de fieles y turistas, el papa Francisco alabó el origen humilde de Jesús como bebé pobre y vulnerable.

"Eras inmenso y te hiciste pequeño; eras rico y te volviste pobre; eras todopoderoso y te volviste vulnerable", dijo el papa sobre Jesús al pronunciar su homilía.

Francisco ha dedicado gran parte de los nueve meses que lleva su papado a atraer la atención a la aflicción de pobres, niños y otros miembros de la sociedad vulnerables.

Dijo que los primeros que recibieron la noticia del nacimiento de Jesús fueron los pastores, que en la sociedad son considerados entre "los últimos, los marginados".

Francisco, que cumplió 77 años hace una semana, caminó ágilmente por el pasillo principal de la basílica con una estatua del niño Jesús para colocarla en la réplica de un pesebre en la Basílica de San Pedro al inicio de la misa, que el martes comenzó dos horas y media antes de la media noche.

Siguiendo con el tema de la humildad que impuso desde su llegada, el pontífice fue quien cargó la estatua y no un ayudante, y dio un beso en la rodilla al niño Dios.

El llanto ocasional de bebés contrastaba algunas veces con las dulces voces del coro.

La ceremonia es la única misa pública que da el papa el Día de Navidad. El miércoles, Francisco dará su mensaje urbi et orbi (a la ciudad y al mundo) de Navidad desde el balcón central de la basílica frente a la Plaza de San Pedro.

Más temprano, en Tierra Santa, miles de peregrinos de todo el mundo se reunieron en Belén para las celebraciones de la Nochebuena, dando una cálida alegría al lugar donde según la tradición nació Jesús, en una noche despejada y fría.

"El mensaje de Navidad es un mensaje de paz, amor y hermandad. Tenemos que ser hermanos unos con otros", dijo el patriarca Fouad Twal, el máximo clérigo católico romano en Tierra Santa.

___

El periodista de The Associated Press Mohammed Daraghmeh colaboró desde Belén.