Más de 2.000 voluntarios combaten 51 incendios forestales simultáneos en el sur chileno, que han destruido más de 4.000 hectáreas, quemado algunas casas, y obligado a la evacuación de centenares de personas, informó el martes el ministro de Agricultura, Luis Mayol.

Los incendios son alimentados por la sequía que en algunas zonas se prolonga por un par de años, secando la vegetación y por fuertes vientos de hasta 40 y 50 kilómetros por hora.

Mayol dijo que en el combate a los incendios participan voluntarios civiles, militares, bomberos y brigadistas de la Corporación Nacional Forestal. De momento se cuenta con 15 helicópteros, 10 aviones cisternas y dos dromader, y maquinaria pesada para hacer cortafuego.

"Afortunadamente víctimas fatales no tenemos...sí hay casas quemadas y los pequeños agricultores son los que más sufren", añadió la autoridad.

Los incendios forestales que más preocupan a las autoridades son los de la zona del Bío Bío, unos 500 kilómetros al sur de Santiago, donde hay seis siniestros activos, cinco de ellos descontrolados. En el área de Arauco, 470 kilómetros al sur, unas 250 personas debieron autoevacuarse en la víspera porque el aire era irrespirable. Al atardecer regresaron a sus hogares.

Otro incendio activo es el de Rumena, en Arauco, que afecta 3.200 hectáreas de vegetación, y que mantiene a 34 personas albergadas en una pequeña escuela rural.

Sólo en la región del Bío Bío poco más de 4.200 hectáreas fueron arrasadas por las llamas en las comunas de Arauco, Yumbel, Los Angeles, y Laja, según la Oficina Nacional de Emergencia.

Un camión aljibe que trabajaba en Arauco se volcó y dos bomberos resultaron con fracturas y uno con contusiones diversas.

Otro centro de preocupación es el siniestro de Palena, en la Región de Los Lagos, 1.500 kilómetros al sur de la capital chilena, "porque está arrasando bosques vírgenes y eso es prácticamente incontrolable a no ser que tengamos lluvia...es muy difícil llegar con equipos a la zona donde está. Son incendios envolventes, en zonas muy boscosas", puntualizó Mayol.