Treinta personas fueron arrestadas durante el último partido de temporada regular de los 49ers en el estadio Candlestick Park, informó la policía.

La mayoría de los arrestos involucró a personas que se encontraban ebrias en lugares públicos, pero una fue detenida porque trató de robarse una butaca del estadio, dijo el sargento Eric O'Neal. La policía tuvo que transportar a los sospechosos hacia sitios de confinamiento en cuarteles policiales, porque la cárcel de San Francisco se llenó, de acuerdo con el diario San Francisco Chronicle.

Además de los arrestos, la policía indicó que 81 personas fueron expulsadas y otras siete fueron multadas. Una persona sufrió una lesión leve en la cabeza, según el rotativo.

Sin embargo, O'Neal destacó que el último partido de campaña regular en la historia del Candlestick transcurrió sin incidentes graves. El jefe de la policía, Greg Suhr, había dicho que habría un aumento de 50% en la presencia policía para el encuentro del lunes.

"Ante la gran cantidad de personas que hubo, el número de arrestos fue reducido", dijo O'Neal. "Estamos muy satisfechos por eso".

A la multitud de unos 70.000 espectadores en el estadio se sumaron los agentes policiales y muchas personas más que realizaron asados en el aparcamiento.

Los 49ers vencieron 34-24 a los Falcons de Atlanta para amarrar un boleto a la postemporada, en un partido que tuvo un final dramático, con un pase interceptado que derivó en una anotación de los locales.

Hubo fuegos artificiales y espectáculos de música antes del encuentro.

Los 49ers jugaron por primera vez en Candlestick en 1971. El equipo se mudará la próxima temporada a un estadio nuevo, que costó 1.200 millones de dólares.