Uno de los activistas de Greenpeace detenidos en la zona ártica de Rusia será puesto en libertad gracias a una amnistía, informó el martes el grupo ambientalista.

Es la medida más reciente anunciada por el gobierno ruso apenas dos meses antes de que comiencen los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi. Primero fue puesto en libertad el magnate Mijaíl Jodorkovsky tras una década en prisión, y luego ocurrió lo mismo con las integrantes de la banda punk Pussy Riot.

Aaron Gray-Block, portavoz de Greenpeace International, dijo que el activista británico Anthony Perrett fue informado de que podría recoger los papeles para salir de Rusia el jueves.

Los 30 activistas y tripulantes del barco de Greenpeace fueron arrestados en una plataforma petrolera rusa en septiembre y permanecieron detenidos dos meses antes de ser liberados el mes pasado.

Pero los 26 que no eran rusos no han podido salir del país debido al proceso judicial. Se estima que su expediente quedará resuelto gracias a una ley de amnistía aprobada la semana pasada.

Se espera que otros activistas de Greenpeace reciban notificaciones similares. En un principio fueron acusados de piratería, pero luego el cargo fue cambiado a vandalismo.