Dos policías resultaron levemente heridos cuando presuntos rebeldes de las FARC hicieron detonar un artefacto explosivo de manufactura casera en una pequeña pista de aterrizaje en el noroeste colombiano, informaron el martes las autoridades.

El suceso se presentó la víspera cerca de las 2:00 p.m., cuando un helicóptero policial modelo Bell 206, con capacidad para seis personas, aterrizó con agentes para un relevo de su personal en la localidad de Briceño, en el departamento de Antioquia y a unos 330 kilómetros al noroeste de Bogotá, indicó en diálogo telefónico Santiago Londoño, secretario de gobierno de Antioquia.

El artefacto explotó poco después de que los policías descendieron de la nave en la pista ubicada sobre una colina cercana al poblado. El piloto y el copiloto resultaron levemente heridos y ya fueron trasladados a Medellín, capital de Antioquia, añadió el funcionario, al tiempo que destacó que la nave quedó destruida.

"Esto hace parte de la acción del Frente 36 de las FARC... dentro de una guerra tan absurda como esta ya pocas cosas tienen sentido, pero hace parte del accionar de estos grupos", agregó Londoño. El secretario de gobierno atribuyó a ese mismo Frente 36, porque es el que actúa en aquella región de Antioquia, la detonación de otro artefacto de fabricación casera en Briceño hace 20 días y en el que murió un civil.

Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, que desde fines del 2012 mantienen en Cuba negociaciones de paz con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, declararon un cese al fuego unilateral desde el 15 de diciembre y por 30 días, en una tregua por las fiestas de fin de año.

A fines del año pasado, las FARC ordenaron un alto de hostilidades similar, pero desde el 20 noviembre y hasta el 20 de enero. Con algunas excepciones, tales ceses de ataques a unidades militares y de policía, así como contra la infraestructura eléctrica y petrolera, se cumplen la mayor parte de las veces.

El gobierno de Santos siempre ha rechazado que la fuerza pública cese sus operaciones contra la guerrilla, pues argumenta que en el pasado los rebeldes han utilizado tales treguas para reorganizarse.