El parlamento iraní analiza una propuesta para elegir a otra ciudad como capital del país y trasladar la sede del gobierno de Teherán, sobrepoblada y altamente contaminada.

La agencia de noticias oficial de Irán IRNA reportó el martes que si los legisladores aceptan la propuesta, se crearía un consejo y se estudiaría por los próximos dos años qué ciudad podría ser la mejor opción.

La propuesta no señala cuáles ciudades podrían ser tomadas en cuenta.

La extensa área de Teherán cuenta con 12 millones de habitantes y sufre de una gran cantidad de problemas urbanos como una fuerte contaminación, embotellamientos viales y un elevado índice delictivo.

La cantidad de habitantes se ha triplicado en la última década mientras más y más iraníes se mudan a la capital en busca de empleo y mejores condiciones de vida.