Chile: nuevo caso de corrupción empeora percepción

El caso del director del Servicio de Impuestos Internos (SII) de Chile, Julio Pereira, acusado de condonar multas e intereses por casi 10 millones de dólares a nueve empresas en las que él o su mujer eran accionistas, confirmó la percepción de la ciudadanía chilena de que la corrupción es un problema serio en el país sudamericano.

Según la última encuesta de la organización Transparencia Internacional, 39% de los chilenos considera que la corrupción se ha convertido en un problema serio en el país.

El rechazo de la población a los partidos políticos es del 76%, al Congreso del 68% y al sistema de justicia del 67%, organismos a los que apunta como partícipes de este flagelo.

Sin embargo, el 10% de los encuestados reconoció que haber pagado un soborno en Chile en los últimos 12 meses.

Uno de los casos de corrupción más sonados fue el del Cencosud, un consorcio empresarial chileno con presencia en Argentina, Colombia y Perú. La compañía, propiedad del empresario alemán Horst Paulmann, compró el 85% de Johnson's tras la condonación del SII.

De acuerdo con un informe de la revista Qué Pasa, Paulmann paga a Pereira una millonaria suma mensual por el arriendo de terrenos en la acomodada comuna de La Reina, al oriente de Santiago. El caso se destapó en marzo, pero Pereira se mantuvo en el cargo tras recibir el respaldo del presidente Sebastián Piñera y del partido oficialista Renovación Nacional.

Este es el cuarto escándalo de corrupción que afecta al gobierno desde que Piñera asumió el cargo, en marzo de 2010.

El último estalló en 2012 cuando se develó el pago de sobreprecios en la compra de equipos detectores de droga. El caso provocó la dimisión de tres altos funcionarios del gobierno en menos de una semana.

El estudio de Transparencia Internacional, con un margen de error de 3%, se realizó en 107 países, de los cuales 14 son de Latinoamérica. Los países que experimentaron el mayor aumento en este barómetro de corrupción son Argentina y Chile.