Las autoridades federales de Estados Unidos deportaron a un ciudadano mexicano que era requerido en su país natal por asesinato y robo agravado.

Oscar Sánchez Rodarte fue entregado el lunes a oficiales de la Procuraduría General de la República de México en un puente internacional de El Paso.

Funcionarios de la Policía de Inmigración y Aduanas de Estados unidos dijeron que la deportación de Sánchez es parte de un acuerdo ampliado de cooperación bilateral para identificar, arrestar y expulsar a fugitivos mexicanos que hayan huido a Estados Unidos para huir de la justicia.

Sánchez, de 34 años, fue arrestado en octubre cuando trató de entrar en Estados Unidos en dos ocasiones distintas, una vez por Arizona y la otra por Nuevo México.

Fue sentenciado en una corte federal de Nuevo México el 12 de diciembre por entrar en el país de manera ilegal luego de haber sido deportado, y traído a El Paso para su entrega a las autoridades mexicanas.