El presidente Barack Obama se matriculó a la cobertura médica a través de las nuevas intermediarias de seguros, pero la verdad es que no la utilizará y de hecho ni siquiera se inscribió él mismo.

La Casa Blanca anunció el lunes la inscripción del mandatario. La calificó como una muestra simbólica del apoyo de Obama al incipiente mercado en el que millones de estadounidenses deben adquirir un seguro o enfrentar una sanción. Irónicamente, también sirvió como recordatorio de lo complejo y en ocasiones intimidante que puede ser el proceso.

Obama, al igual que otros muchos estadounidenses, no pudo utilizar internet para realizarlo. "La complicada naturaleza del caso del presidente requirió una inscripción en persona", dijo la Casa Blanca.

Funcionarios de la oficina presidencial informaron que por razones de seguridad, la información personal de Obama no está disponible con facilidad en bases de datos del gobierno que utilizan las empresas intermediarias para verificar las identidades y elegibilidad para subsidios fiscales.

Sin embargo, millones de estadounidenses han enfrentado fallas imprevistas en sitios de internet que han dificultado o impedido la inscripción a través de las intermediarias, particularmente en las semanas iniciales antes de los arreglos masivos realizados al sitio.

Incapaz de proporcionar una fotografía del presidente a través del mejorado sitio HealthCare.gov, la Casa Blanca anunció el lunes calladamente que, en algún momento durante el fin de semana, sus asistentes inscribieron a Obama a través de un sitio de matriculación en persona mientras el presidente estaba de vacaciones en Hawái.

"El presidente se inscribió en un plan de cobertura médica disponible a través de la Ley de Atención Accesible en el mercado de D.C.", dijo el vocero de la Casa Blanca Eric Schultz en un correo electrónico.

Como comandante en jefe, el presidente recibe su seguro médico a través de las fuerzas armadas, así que no utilizará su nueva cobertura simbólica. Más bien, la acción cumple a cabalidad un compromiso de participar personalmente que hizo Obama en 2010, cuando firmó para convertir en ley el Decreto de Atención Accesible que exige que millones de estadounidenses no asegurados compren un seguro o de lo contrario sean sancionados.

Obama eligió el plan "bronce", el plan menos costoso disponible para alguien de su edad. La Casa Blanca dijo que el plan que escogió Obama le costará menos de 400 dólares mensuales. La esposa e hijas del mandatario, quienes ya tienen seguro médico, no se inscribieron.

___

Josh Lederman está en Twitter como en: http://twitter.com/joshledermanAP