Las cifras de homicidios y feminicidios en El Salvador se han reducido como resultado de los esfuerzos en materia de seguridad, aseguró el lunes el presidente Mauricio Funes.

"A este día, 23 de diciembre y con respecto al año pasado, tenemos 117 homicidios menos", dijo Funes en conferencia de prensa.

Según los registros de la policía, en 2012 se registraron 2.543 homicidios, y que en 2013 se han contabilizado 2.426 muertes violentas, aseveró.

"El año pasado tuvimos un promedio de 7,1 de homicidios por día, hoy el promedio acumulado es de 6,8", agregó.

Pero la reducción más significativa se produjo en el 2012, luego de que los cabecillas de las principales pandillas acordaran una tregua.

Según estadísticas de la Policía Nacional Civil, en el 2011 se registró la muerte violenta de 4.354 personas.

Cuando se registraban al menos 14 muertes violentas al día, los líderes de las pandillas Mara Salvatrucha MS13 y Barrio 18 acordaron en la primera semana de marzo de 2012 una tregua para bajar la cifra de muertes violentas.

La tregua entre las maras, o pandillas, se alcanzó con la intermediación del obispo castrense y policial, monseñor Fabio Colindres, y del ex guerrillero Raúl Mijango, en representación de la sociedad civil.

Funes dijo que el gobierno hubiese querido tener un mayor descenso en la tasa de este año, pero se declaró satisfecho por el trabajo desarrollado por las fuerzas de seguridad pública en coordinación con la Fiscalía General de la República.

Destacó que en 2012 registraron 317 feminicidios y "hoy tenemos 212, es decir 105 menos, una reducción del 35%".

"Yo diría que estamos haciendo esfuerzos para combatir la delincuencia y esos esfuerzos se han traducido en menos homicidios, y en el caso de delitos contra la mujer, en menos feminicidios", sostuvo.

Funes afirmó que "nuestra apuesta como gobierno es fortalecer la capacidad de las fuerzas de seguridad pública para combatir la delincuencia".

Destacó que en 2013 las fuerzas de seguridad asestaron fuertes golpes al crimen organizado --desarticulando cárteles de la droga-- y que la captura de pandilleros fue superior a la realizada en 2012.

Las principales pandillas mantienen una tregua entre sí desde marzo de 2012, cuando se registraban 14 homicidios diarios, pero las autoridades de Seguridad Pública han revelado que grupos de las pandillas que no obedecen a los cabecillas han comenzado a disputarse los territorios.

El 50% de los homicidios que se cometen en el país se atribuye a las pandillas, y el 35% de las víctimas corresponde a miembros de esas estructuras criminales.

En El Salvador, las pandillas establecidas en populosos barrios del país están integradas por más de 70.000 jóvenes y adolescentes. Más de 10.000 están presos.

Según un censo del Ministerio de Justicia y Seguridad, se estima que los miembros de pandillas y sus familias llegarían a 470.242 personas, y que casi el 10% de la población tiene relación con las pandillas o vive de las pandillas.