El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dijo el lunes que la cooperación entre la fuerza pública colombiana y el gobierno estadounidense para luchar contra la insurgencia es de vieja data, y recalcó que las operaciones contra los grupos ilegales son ejecutadas exclusivamente por uniformados nacionales.

De esta manera salió al paso a una publicación del diario norteamericano The Washington Post que el sábado, en un amplio reportaje, informó sobre un programa encubierto de la CIA que habría ayudado al gobierno colombiano a eliminar a al menos dos docenas de miembros de la rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), desde que fue autorizado por el entonces presidente George W. Bush y que sigue vigente bajo la administración de Barack Obama.

La "fuerte cooperación" entre ambas naciones "en materia de inteligencia y de operaciones especiales... no tiene nada de nuevo", dijo a reporteros el ministro Pinzón desde la isla de San Andrés, donde entregó a la Armada Nacional cinco lanchas para patrullaje.

Reconoció que con recursos de esa cooperación internacional, que incluso involucra a naciones europeas, Colombia ha incrementado el pie de fuerza de los organismos de seguridad y ha adquirido equipos de inteligencia y aparatos como aviones y lanchas de combate, siempre "en el marco de la ley".

Sin embargo, Pinzón no se refirió exactamente al programa secreto que denunció el diario estadounidense y que habría recibido 9.000 millones de dólares adicionales a la ayuda que Estados Unidos ha otorgado abiertamente por años a Colombia.

El ex ministro de Defensa y ex embajador de Colombia en Estados Unidos Gabriel Silva reconoció en diálogo con The Associated Press la colaboración de la CIA para enfrentar a las FARC, pero se abstuvo de entregar detalles sobre las operaciones por considerar que la información era "reserva de seguridad nacional".

Silva afirmó que un presunto programa alterno, con financiación multimillonaria propia, para financiar la lucha contra la insurgencia era un "cuento chino" o una mentira y se trataba, más bien, de un "refrito" o un argumento reutilizado por el Post.

"Llevamos 20 años cooperando con la CIA permanentemente. Eso es un camino de doble vía: les ayudamos y ellos nos ayudan", agregó.

Según el diario, Estados Unidos ha proporcionado a Colombia equipo de posicionamiento global que puede ser utilizado para transformar municiones ordinarias en "bombas inteligentes" con capacidad de acertar en objetivos específicos, aunque se encuentren en selvas densas.

El Post indicó que se basó en entrevistas a más de 30 ex funcionarios y funcionarios en servicio de Estados Unidos y Colombia, que hablaron a condición del anonimato debido a que el programa es confidencial.

El legislador opositor de izquierda Iván Cepeda anunció en diálogo telefónico con la AP que espera convocar a un debate en el Congreso, recién se retomen labores en marzo de 2014, para que miembros del gobierno del presidente Juan Manuel Santos y del de su antecesor Álvaro Uribe (2002-2010) entreguen explicaciones sobre "las verdaderas dimensiones" de las operaciones de la CIA en territorio colombiano.

Entre los golpes más sonados que las fuerzas colombianas le han propinado a las FARC, hoy con unos 9.000 rebeldes, está el de 2008 cuando mataron a uno de los principales líderes guerrilleros, Luis Edgar Devia Silva, alias Raúl Reyes, resguardado en un campamento en territorio ecuatoriano; y el d 2010 cuando dieron muerte a Víctor Julio Suárez, alias Mono Jojoy, miembro del secretariado o dirección de la guerrilla.

El gobierno del presidente Santos adelanta en Cuba diálogos de paz con las FARC desde noviembre de 2012. Las negociaciones, en las que ya se evacuaron asuntos agrarios y de participación política -dos de los seis temas de la agenda pactada- pretenden poner fin a medio siglo de conflicto armado interno.