El presidente Evo Morales calificó de "delincuente confeso" al empresario estadounidense Jacob Ostreicher quien huyó hace una semana desde Bolivia donde era investigado por supuesto lavado de dinero.

"Este señor es un delincuente confeso, él mismo se ha delatado al escaparse", dijo el mandatario en rueda de prensa el lunes.

El estadounidense salió clandestinamente de Bolivia el 15 de diciembre a Estados Unidos por considerar que no encontró justicia en Bolivia donde estuvo 18 meses preso en un penal y luego en arresto domiciliario.

Llegó en 2008 para invertir en arroz y ganadería pero se enredó en una disputa legal con su socia la colombiana Claudia Rodríguez a la que acusó de comprar terrenos de un narcotraficante lo que puso a ambos bajo investigación criminal.

Desde junio de 2011, la fiscalía no concluyó la investigación y tampoco presentó pruebas y cargos. La justicia confiscó tierras a Ostreicher por 16.000 hectáreas, maquinaria agrícola, ganado y cinco toneladas de arroz de la primera cosecha.

"Esa maquinaria agrícola es chatarra, está deteriorada, las tierras están abandonadas y el arroz decomisado es alimento de pájaros y ratones", dijo a la AP por teléfono Wálter Rodríguez, subgobernador de la provincia Guarayos a 530 kilómetros al este de La Paz donde están las propiedades incautadas.

El caso alcanzó notoriedad internacional cuando el actor y activista estadounidense Sean Penn intercedió y denunció a Morales que Ostreicher era extorsionado por funcionarios del gobierno.

En 2008 las autoridades incautaron las 16.000 hectáreas, cinco toneladas de arroz, maquinaria agrícola y ganado.

El abogado de Ostreicher, Yimmy Montaño, dijo a la AP que una veintena de ex trabajadores fueron designados custodios de las propiedades y la maquinaria incautadas e iniciaron en 2012 un juicio laboral por beneficios sociales por 578.000 dólares contra el empresario.

Según Montaño la investigación proseguirá a pesar de la ausencia de Ostreicher quien podría ser declarado en rebeldía, aunque las autoridades judiciales no se han pronunciado todavía.

El estadounidense no apareció públicamente en su país tras su salida de Bolivia.