Un grupo inspirado en al-Qaida de la volátil región egipcia del Sinaí ha advertido a los jefes militares y policiales, y exhortado a los soldados y policías a desertar, o corren el peligro de morir a manos de sus combatientes.

Ansar Jerusalén, o Ansar Beit al-Maqdis, como se conoce el grupo, expresó el lunes en un comunicado en portales de internet extremistas que considera a los soldados egipcios infieles porque responden a un gobierno secular.

Si se ignora la advertencia, dice Ansar Jerusalén, el grupo "se sentirá más decidido a combatir" a los militares y a la policía.

Como otros grupos extremistas del Sinaí, Ansar Jerusalén ha sido culpado por el aumento de los ataques contra fuerzas egipcias desde que un golpe derrocó el julio al presidente islamista Mohamed Morsi.

El grupo ha dicho también que estuvo detrás de un fallido atentado suicida en septiembre contra el ministro de Defensa de Egipto.