El presidente Barack Obama pidió al Congreso incrementar la acción militar para proteger a los estadounidenses que están en Sudán del Sur, un país plagado por la violencia, donde este domingo se dio a conocer que el gobierno central perdió el control de la capital del importante estado petrolero.

El ejército sursudanés informó el domingo que rebeldes leales al ex vicepresidente capturaron más territorio en enfrentamientos que han incrementado los temores de una guerra civil en el país más nuevo del mundo.

En una carta al Congreso, Obama dijo que unos 46 soldados estadounidenses fueron desplegados el sábado para ayudar a evacuar a los ciudadanos norteamericanos. Ellos son adicionales a los 46 militares enviados para reforzar la seguridad en la embajada de Estados Unidos en Juba.

Cuatro militares estadounidenses resultaron heridos el sábado en la misión de evacuación cuando fueron atacados tres aviones militares. Los cuatro están en condición estable, informó la Casa Blanca.

Obama está en sus vacaciones anuales de fin de año en Hawái, pero en la carta aseguró que está siguiendo la situación.

Entretanto, en Sudán del Sur, el ejército informó que Bentiu, capital del estado petrolero Unity, es controlada ahora por un comandante militar leal al ex vicepresidente Riek Machar.

"Bentiu está en manos de un comandante que ha declarado su apoyo a Machar", dijo el coronel Philip Aguer, portavoz militar.

Se supo que los rebeldes armados tenían el control desde hace días en algunos de los campos petroleros del país, que históricamente han sido blanco de los movimientos insurgentes, lo que pone en peligro la sangre vital del país.

Sudán del Sur obtiene casi 99% de su presupuesto gubernamental de los ingresos por petróleo y se calcula que el país generó 1.300 millones de dólares en sólo cinco meses este año, de acuerdo con Global Witness, una organización con sede en Londres.

Aunque la capital del país, Juba, está en su mayoría en paz una semana después de una disputa entre miembros de la guardia presidencial desatara violentos enfrentamientos entre facciones militares, la violencia sigue mientras del gobierno central tratar de imponer la autoridad en los estados de Unity y Jonglei.

Se ha reportado que Bor, capital de Jonglei, es escenario de los enfrentamientos más fuertes entre rebeldes y tropas del gobierno.

___

El periodista de The Associated Press Rodney Muhumuza en Uganda colaboró para este despacho.