El director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos levantará el secreto a más documentos que demuestran cómo la agencia recibió autorización inicialmente para comenzar a recolectar información telefónica y de Internet en conjunto cuando buscaba terroristas de al-Qaida.

James Clapper explicó el sábado en una declaración que el presidente George W. Bush dio una autorización inicial para que se espiara como parte del Programa de Vigilancia de Terroristas poco después de los ataques del 11 de septiembre.

La autorización presidencial de Bush fue reemplazada por la Ley de Vigilancia y Espionaje Foráneo, una ley que requiere autorización secreta de un tribunal para espiar.

Las revelaciones forman parte de la campaña de la Casa Blanca para justificar la vigilancia de la NSA, después de que el ex analista de sistemas Edward Snowden filtró información a los medios.

El presidente Barack Obama dijo que estudiará realizar algunos cambios a las operaciones de la NSA.