La fiscalía de Egipto envió al presidente derrocado islamista Mohamed Morsi a un tercer juicio el sábado, bajo cargos de organizar fugas de prisión durante el levantamiento en 2011 y secuestro de policías en colaboración con combatientes extranjeros.

Los cargos no tienen relación con los de otros dos juicios que Morsi de antemano enfrenta --por incitar las muertes de sus oponentes políticos y conspirar con grupos extranjeros para desestabilizar Egipto.

El juez investigador egipcio Hassan Samir envió a Morsi y a otras 129 personas a un nuevo juicio. Entre los otros sospechosos se encuentran miembros de la Hermandad Musulmana --grupo de Morsi_, integrantes del grupo combatiente palestino Hamas y del Jezbolá libanés.

El caso del sábado se refiere a una fuga de prisión de Morsi con otros líderes de la Hermandad que se registró en enero de 2011, durante el levantamiento contra su predecesor, Hosni Mubarak.

No fue fijada fecha para el juicio.