En un momento crucial para su plan de seguro de salud, el presidente Barack Obama afirmó el viernes que las inscripciones siguen subiendo ahora que el sitio de Internet del gobierno funciona mejor para los consumidores. Pero era demasiado pronto para decir que la puesta en funcionamiento ya ha avanzado lo suficiente.

Más de un millón de personas ya se han inscrito desde el 1 de octubre, afirmó Obama en su conferencia de fin de año. Esa cifra supera más de dos veces y medio el número que se tenía el 30 de noviembre, cuando se completó la importante reparación que necesitaba el sitio web. Hasta ese momento, sólo 365.000 personas se habían inscrito a través de los nuevos mercados federales y estatales que ofrece seguros privados subsidiados.

"Esto es algo importante", destacó Obama refiriéndose a dar cobertura a personas sin seguro. "Es por eso que me postulé a este cargo".

Asimismo, otros funcionarios han dicho que 3,9 millones de personas han reunido los requisitos para recibir seguro de salud del gobierno a través de la expansión del programa de asistencia de salud pública, Medicaid. Sin embargo, las cosas no marchan del todo bien.

El sitio HealthCare.gov se cayó el viernes durante gran parte del día, mientras que los técnicos trataban de corregir un error que se presentó el jueves por la noche cuando se realizaba un mantenimiento de rutina, explicaron los funcionarios.

El gobierno no se puede dar el lujo de que el sitio defectuoso se caiga este fin de semana. Porque el lunes 23 de diciembre se vence el plazo para inscribirse a fin de que el seguro de salud entre en vigencia el 1 de enero, se prevé que intensificará el tráfico tanto en el sitio federal como en aquellos administrados por los estados.

Otra serie de problemas técnicos que antes no eran notados por los consumidores están frustrando a los asegurados, que afirman que el gobierno les sigue enviando información errónea sobre algunas personas ya inscritas.

Se teme que esos errores persistan después del 1 de enero para algunos pacientes que traten de usar su nueva cobertura de salud. Los consumidores podrían ir a la farmacia o al consultorio de un médico y encontrarse con la sorpresa de que no figuran en el sistema.

Ese no es el único potencial problema. Los funcionarios del gobierno se esfuerzan para impedir que se interrumpa la cobertura de salud para más de cuatro millones de personas cuyas pólizas individuales fueron canceladas este otoño pasado porque no cumplían con los requisitos de la ley. Se calcula que unas 500.000 personas aún tienen que asegurar sus nuevos planes de salud. El jueves, el gobierno dijo que esas personas no iban a ser multadas si continuaban sin seguro, y que también podrían tener acceso a especiales planes de seguros catastróficos minimalistas.

El presidente minimizó el significado de ese acomodamiento el viernes, calificándole una red para salvar a un pequeño número de personas que podrían perderse entre uno y otro plan.

Obama se sentía muy optimista el viernes. En las primeras tres semanas de diciembre, más de 500.000 personas se inscribieron en el sitio federal, destacó.

Superar la marca de un millón fue un hito, pero en sus propios cálculos el gobierno exhortó para que 3,3 millones de personas se enrolen hasta el 31 de diciembre. El objetivo ahora es de 7 millones hasta que concluya la inscripción abierta el 31 de marzo.

_____

La periodista de The Associated Press Kelli Kennedy contribuyó a este despacho desde Miami.