Ally Financial Inc. pagará 98 millones de dólares para resolver demandas del gobierno estadounidense de que la firma cobraba a los solicitantes de préstamos de grupos minoritarios tasas más altas que a los blancos con antecedentes de crédito similares.

El acuerdo divulgado el viernes por el Departamento de Justicia y el Buró de Protección Financiera al Consumidor es el mayor al que llega el gobierno sobre discriminación en la venta de automóviles hasta la fecha.

Ally pagará 80 millones de dólares en daños a unos 235.000 solicitantes de crédito hispanos, negros, asiáticos y nativos de las islas del Pacífico, además de 18 millones de dólares en multas. Las tasas de interés más altas fueron cobradas a préstamos para la compra de automóviles entre abril de 2011 y diciembre de 2013, informó el gobierno.

La firma Ally, con sede en Detroit, es el principal prestamista indirecto para la compra de automóviles en Estados Unidos. La firma no da préstamos directos a los consumidores, sino que compra los contratos que hacen los vendedores de vehículos y permite a los vendedores cobrarles a los compradores una tasa más alta o un sobreprecio por parte del vendedor.

El gobierno dice que el sistema de Ally da incentivos para que los vendedores cobren sobreprecios. Ally no cumplió con vigilar a los vendedores adecuadamente cuando establecían las tasas, dijo el gobierno.

Ally dijo que las tasas se basan solamente en el historial crediticio de los solicitantes y que no comete o permite la discriminación. "Con base en el análisis de sus negocios, la empresa no cree que haya una discriminación mensurable entre los vendedores de autos", dijo en una declaración.

Al mismo tiempo, Ally dijo que toma las acusaciones del gobierno "muy seriamente" y que ha accedido a aceptar las condiciones del acuerdo. La empresa dijo que usará los ingresos del cuarto trimestre a fin de pagar los 98 millones de dólares del acuerdo.

El acuerdo establece que Ally tendrá que vigilar cuando los vendedores de automóviles apliquen las tasas a fin de impedir nuevas discriminaciones o eliminar los sobreprecios. Un programa de cumplimiento que será establecido por Ally incluirá entrenamiento a los vendedores sobre las leyes de discriminación y las acciones que se toman contra los vendedores cuando ocurre la discriminación.

El secretario de Justicia, Eric Holder, dijo: "Tomaremos una posición fuerte contra la discriminación en el crucial mercado crediticio".

"Al obligar a que Ally devuelva dinero a quienes pagaron sobreprecios debido a su raza o a su nacionalidad, este acuerdo garantizará cierto alivio para los estadounidense que fueron victimizados", agregó.

La Asociación Nacional de Automóviles dijo que respalda totalmente las leyes contra la discriminación, pero criticó al método tomado por los reguladores en el acuerdo con Ally.