Una menor de 17 años fue beneficiada el viernes por la justicia paraguaya con la libertad ambulatoria hasta tanto un tribunal valore si participó en una balacera con la policía en una finca en 2012 en el que murieron once campesinos y seis agentes.

Mirta Moragas, abogada defensora, dijo a la AP, que en el caso de la joven, identificada como "RV", no existe peligro de fuga entre otras cosas porque tiene un hijo de 20 meses "con trastornos respiratorios agudos", lo cual fue aceptado por la justicia.

"RV" es pareja de Rubén Villalba, recluido en la penitenciaría Tacumbú, de Asunción, acusado por la fiscalía como el líder de la presunta emboscada contra los policías el 15 de junio de 2012, en la finca Mariná Cué, de Curuguaty. Policías antimotines intentaron desalojar a campesinos, que se habían apoderado de esa finca, y se produjo la balacera en que perecieron campesinos y agentes.

El fiscal Jalil Rachid, en entrevista con The Associated Press reconoció que no pudo identificar quién de los campesinos mató a los policías ni encontró las armas disparadas pero de todos modos decidió imputar a 14 labriegos.