El Málaga venció el viernes al Elche por 1-0, con lo cual sumó su segundo triunfo seguido y primero de visitante, para escalar provisionalmente al noveno lugar de la liga española y distanciarse del conjunto ilicitano, que marcha 14to.

Un gol de Ignacio Camacho a los seis minutos decantó la balanza del lado del equipo de Bernd Schuster, que estrenó al fin su casillero de victorias a domicilio e infligió al recién ascendido Elche su tercera derrota seguida del campeonato.

El Málaga suma 20 unidades, tres más que el conjunto franjiverde y ahora a seis de distancia de los puestos europeos.

El Barcelona y el Atlético de Madrid, colíderes de la clasificación con 43 puntos, juegan respectivamente el domingo y el sábado ante el Getafe y el Levante, mientras que el Real Madrid, tercero con 38 unidades, visita al Valencia al cierre de la 17ma fecha.

Eliminados ambos de la Copa del Rey entre semana, Elche y Málaga buscaron una victoria redentora antes del parón navideño, pero los visitantes arrancaron mejor posicionados sobre la cancha, con férreas marcas defensivas y asertivos a balón parado, generando el primer gol en un tiro libre botado por Duda y rematado de cabeza por Camacho, anticipándose a la zaga franjiverde.

El Elche intentó levantarse de la lona, pero el equipo de Schuster exhibió buen rigor táctico, cortocircuitando el centro y dejando únicamente las bandas como zona de progresión local, aunque ni los extremos ni los laterales ilicitanos acertaron a inclinar la cancha.

Fue finalmente el delantero Yiadom Boakye quien desubicó la zaga malaguista con un movimiento de apertura, desborde y descarga para Ferrán Corominas, cuyo disparo en carrera tapó bien el argentino Wilfredo Caballero.

El arquero también controló un posterior remate del colombiano Carlos Sánchez en tiro libre lateral de Edu Albácar, permitiendo que el Málaga alcanzara en ventaja el descanso; que a punto estuvo de ampliar en un zapatazo de Samuel Sánchez en boca de gol que terminó en la grada.

Con el partido embarullado, el argentino Damián Suárez perdió los nervios con media hora por delante y se ganó una segunda tarjeta amarilla por una dura entrada sobre Camacho. Pero pese a la superioridad numérica y otra clara ocasión de Duda, los visitantes no lograron el tanto de la tranquilidad y tuvieron que aguantar el asedio final del Elche.

"Hemos marcado muy pronto pero nos costó entrar en el partido. Mejoramos en la segunda parte con la expulsión, aunque pasamos problemas. Necesitábamos los tres puntos para alejarnos del descenso y calmar el ambiente", declaró Camacho.

El defensa del Elche, Alberto Botía, lamentó "el haber perdido con un rival que teníamos igualado. Lástima de la expulsión porque con 11 quizás hubiéramos empatado".