Los Saints conocen muy bien lo que es ganar partidos en diciembre e incluso en fechas posteriores. Carolina lo supo alguna vez, pero ello ocurrió hace casi una década, con un plantel que incluía a muy pocos de los jugadores actuales.

El domingo, ambos equipos se topan en Charlotte, en uno de esos duelos de alto voltaje que suele deparar la temporada navideña. Nueva Orleáns y Carolina tienen fojas de 10-4 y comparten la punta de la División Sur de la Conferencia Nacional.

"Entendemos la importancia de esto", dijo el quarterback de los Saints Drew Brees. "Evidentemente, nuestra primera meta cada año es ganar la división, y tenemos la oportunidad de hacerlo este fin de semana. Hará falta un gran esfuerzo de conjunto y nuestro mejor desempeño para conseguirlo".

Una victoria de los Saints pondrá en sus arcas la corona divisional y les garantizará el descanso en la primera ronda de los playoffs.

"Tienes garantizado al menos un partido en casa", añadió Brees.

Carolina, que cayó hace medio mes en su visita a la ciudad del jazz, no puede amarrar por ende el título divisional en esta semana. Pero si gana, tendrá garantizado un boleto para los playoffs, que estará en sus manos también si caen Arizona y San Francisco.

"Nos preguntamos, '¿por qué no podemos ser nosotros?''', expresó el mariscal de los Panthers Cam Newton. "Si podemos hacer lo necesario y si ganamos este partido, tendremos confirmada nuestra presencia en los playoffs".

Hay una motivación adicional ante la oportunidad de derrotar a los Saints, que endilgaron a Carolina su único revés en los últimos 10 compromisos.

"Hace un par de semanas, nos avergonzaron en verdad", dijo Newton. "Ésta es nuestra oportunidad de demostrarnos que somos quienes decimos ser".

Las otras tres divisiones de la Nacional se podrían decidir también el fin de semana.

En el Este, no hace falta mucha aritmética. Si los Eagles derrotan a los Bears de Chicago y los Cowboys caen ante los Redskins de Washington, Filadelfia tendrá el título y coronará un repunte sobresaliente, apenas un año después de ocupar el sótano de la división.

Los Eagles sabrán antes de su partido nocturno cómo le fue a Dallas por la tarde. Un triunfo de los Cowboys volverá insignificante el partido de Filadelfia, que deberá triunfar en Dallas el domingo próximo para conquistar una división que se ha caracterizado por la irregularidad de sus integrantes.

De hecho, tanto Filadelfia como Dallas cayeron la semana anterior. Pero fue más doloroso el revés de los Cowboys por un punto frente a los Packers que remontaron de manera inconcebible.

Chicago tiene un juego de ventaja sobre los Lions de Detroit, y medio respecto de Green Bay en el Norte. Si los Bears y su dinámica ofensiva doblegan a Filadelfia, y caen tanto Lions como Packers, Chicago será campeón divisional.

Los Bears han ganado los últimos dos compromisos, cuatro de los cinco más recientes y los dos anteriores que disputaron en Filadelfia.

Ya con el pasaje de postemporada, los Seahawks se embolsarán el título del Oeste y la ventaja de locales hasta la final de conferencia si obtienen un triunfo sobre Arizona o si San Francisco pierde con Atlanta el lunes, en lo que será el último partido de la NFL en la historia del Candlestick Park.

Los Patriots de Nueva Inglaterra enhebrarán su quinto título consecutivo en la División Este de la Conferencia Americana y se apoderarán de su 15to boleto de playoffs en 20 años con una victoria en Baltimore. Sería el undécimo campeonato divisional del entrenador Bill Belichick, para empatar a Don Shula con la mejor cifra desde 1970, cuando se fusionaron la Liga Americana y la Nacional. Y seguramente los Pats quieren vengarse de los Ravens, que los derrotaron dos veces la campaña anterior, incluso en la final de la Americana en Foxborough.

"Hay cierta rivalidad, y uno siempre presta atención a lo que hace ese equipo", dijo el mariscal de los Patriots Tom Brady.

Baltimore avanza a los playoffs si gana sus últimos dos encuentros. También tiene una oportunidad de despojar del título del Norte a los Bengals de Cincinnati, que chocan contra los Vikings de Minnesota.

Los Broncos de Denver visitan a los Texans de Houston, y Peyton Manning está en condiciones de lanzar tres pases de anotación que le permitan alcanzar el récord impuesto hace seis años por Brady.

También el domingo, Los Giants de Nueva York visitan a Detroit, Pittsburgh a Green Bay, Indianápolis a Kansas City, Miami a Búfalo, Oakland a San Diego, Tampa Bay a San Luis, Tennessee a Jacksonville y Cleveland a los Jets de Nueva York