Tratando de pintar un año difícil como uno positivo, el presidente Barack Obama reconoció el viernes que enfrentó frustrantes "altas y bajas" en 2013, pero resaltó que un mejor estado de la economía está permitiendo la creación de empleos y dijo que ha habido avances sustanciales en su accidentada reforma al sistema de salud pública. Declaró que 2014 "podría ser un año de logros históricos para Estados Unidos".

En su tradicional conferencia de prensa de final de año, Obama no quiso mortificarse por sus bajos niveles de aprobación, el desastroso lanzamiento de su ley de salud insignia o la pila de prioridades nacionales que están pendientes y que dejará atrás para pasar la Navidad en Hawái. Al preguntarle si éste ha sido el peor año hasta ahora de su presidencia, Obama se rio y expresó: "No es así como lo veo yo".

Sin embargo, no todo fue positivo. Insinuó que dadas las críticas, es posible que pueda cambiar la forma como la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) recaba información de los estadounidenses.

"Metimos la pata", reconoció Obama al hablar sobre su programa de salud. "Haré los ajustes apropiados una vez que termina este año". No está claro si era un indicio de que hará cambios de personal a alto nivel.

El mandatario también elogió al Congreso por el reciente acuerdo sobre el presupuesto.

"Probablemente es demasiado temprano para declarar que reina el bipartidismo, pero se puede decir que por lo menos no estamos condenados a un eterno estancamiento", declaró el presidente.

El mandatario está concluyendo su quinto año en la jefatura de gobierno. Obama habló en la sala de prensa de la Casa Blanca y poco después iba a salir con su familia para sus vacaciones en Hawái.

La imagen de Obama ha estado cayendo según las encuestas. El debut del cibersitio para su reforma del sistema de salud tuvo numerosas complicaciones y muchas iniciativas que él busca lograr no han sido aprobadas, entre ellas una reforma a las leyes sobre la tenencia de armas de fuego y la reforma de las leyes de inmigración.

"Si mi éxito se va a medir por las encuestas, pues mi posición en las encuestas ha subido y ha bajado mucho a lo largo de mi carrera", comentó el presidente, insistiendo en que la economía estaba mostrando mejoría.

Al pasar revista a sus logros durante el año, Obama destacó también que en el año que viene las tropas estadounidenses finalmente saldrán de Afganistán. Agregó que pronto hablará con más detalles sobre los programas de espionaje de la NSA.

"Confío en que la NSA no está inmiscuyéndose en el espionaje interno ni averiguando cosas indebidas", comentó.

Sin embargo, "posiblemente tenemos que afinar esto más, a fin de darle más confianza a la gente", admitió.

Se le preguntó a Obama sobre su declaración, hace seis meses, de que su gobierno había logrado un equilibrio más o menos perfecto en el área de la vigilancia interna: entre la necesidad de proteger a la población de amenazas terroristas y la protección de las libertades individuales.

Enfatizó que las evaluaciones se hacen día por día y que si ocurriese un ataque terrorista, "ustedes me estarían preguntando, '¿Señor presidente, por qué no hizo más para protegernos?".

___

Julie Pace está en Twitter como http://twitter.com/jpaceDC