Mientras el gobierno de Colombia aseguró el buen paso del diálogo de paz con las FARC, los rebeldes el viernes hicieron un nuevo llamado a favor de una reforma agraria en el cierre del último ciclo de las negociaciones de paz que ambas delegaciones adelantan desde hace un año.

"Con toda responsabilidad y sin transmitir falsas expectativas puedo decir que los resultados hasta ahora alcanzados en materia de acuerdos en La Mesa de Conversaciones con las FARC, son importantes y esperanzadores" expresó Humberto de la Calle, jefe de la delegación del gobierno colombiano.

En el cierre de lo que calificó como "un año de trabajo intenso y productivo" en la Mesa de Conversaciones de paz que adelantan con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, De La Calle reconoció que "habríamos querido mayores resultados, pero avanzamos". Y con optimismo destacó que "soñar con un país en paz es posible...alcanzar el fin del conflicto, sí es posible".

De La Calle leyó un comunicado en una rueda de prensa que marcó el cierre de un nuevo ciclo de conversaciones que coincide con el fin de año. Mientras en un breve comunicado conjunto ambas partes informaron que retomarán las negociaciones el 13 de enero del 2014.

Iván Márquez, jefe de los representantes de las FARC se refirió a "el problema no resuelto de la reforma agraria". En tanto señaló que los insurgentes "no queremos cambios cosméticos, sino reformas estructurales", e hizo un llamado para la realización de una Asamblea Nacional Constituyente.

Las partes comenzaron un proceso de paz a fines de 2012 sobre la base de una agenda previamente acordada de seis puntos, de los cuales dos fueron tratados con éxito -la posesión de la tierra y la participación política.

De La Calle auguró que las FARC "encuentren terreno para defender y luchar por sus ideas de paz con justicia social". Y recalcó la necesidad de que dejen las armas sin embargo también auguró que se deberán "rodearlos de garantías para su reincorporación plena a la sociedad".

Cuba, Noruega, Chile y Venezuela son países facilitadores de la mesa, que podría desactivar el conflicto armado interno en Colombia.

Creadas en la décadas de los 60, las FARC tienen unos 9.000 hombres en armas.