Apenas hace cuatro meses, Luis Suárez solicitó públicamente abandonar el Liverpool, con la esperanza de incorporarse al Arsenal. Ahora, parece que el artillero uruguayo quiere echar raíces en Anfield.

Y ante la productividad reciente de "Luisito" frente al arco, los "Reds" deben estar felices de que así sea.

Suárez, cuya alta cuota goleadora se ha engarzado esta campaña con un desempeño sorpresivamente bueno del Liverpool, firmó un contrato de largo plazo con el club inglés, informaron dirigentes el viernes.

El delantero uruguayo de 26 años se quejó en agosto de que el Liverpool había roto un pacto que le permitiría marcharse, luego que la escuadra no consiguió la clasificación para la Liga de Campeones de Europa. Su manifestación de descontento surgió poco después de que el equipo rechazó una oferta del Arsenal por el delantero.

Liverpool se mantuvo firme y Suárez emprendió un resurgimiento notable.

Es el principal artillero de la Liga Premier inglesa en esta temporada, con 17 dianas en 11 partidos jugados de inicio. Perforó en cuatro ocasiones las redes del Norwich y facturó un triplete contra el West Brom.

Ahora, el atacante charrúa parece destinado a brillar durante el Mundial del año próximo en Brasil. Su forma ha ayudado a que el Liverpool se coloque segundo en la Premier, a dos puntos del líder, que paradójicamente es el Arsenal.

"Tenemos a algunos grandes jugadores y el equipo crece y mejora todo el tiempo", opinó Suárez. "Creo que puedo alcanzar las ambiciones de ganar trofeos y de jugar al mejor nivel con el Liverpool. Mi objetivo es ayudar a que lleguemos a eso lo más pronto posible".

Suárez se perdió los primeros seis compromisos del Liverpool en la campaña, mientras cumplía una suspensión de 10 partidos, que se le impuso tras morder al zaguero serbio del Chelsea Branislav Ivanovic.

Fue una controversia más en una larga lista que involucra a Suárez, castigado por ocho partidos luego de que la federación determinó que había proferido insultos racistas contra Patrice Evra, del Manchester United, en octubre de 2011.

Pese a ser a ser ave de tempestades, los seguidores del Liverpool se han mantenido fieles a su talismán.

"Sin duda que el respaldo que he recibido de los hinchas del Liverpool ha influido en mi decisión", dijo. "Estoy muy orgulloso de representarlos y de salir para hacer mi mejor trabajo por ellos cada vez que me pongo la casaca. Tenemos una relación especial. Ellos me aman y yo los amo. Siempre haré lo mejor por ellos y ojalá que podamos alcanzar el éxito juntos".

El técnico del Liverpool Brendan Rodgers obligó a Suárez a entrenar en solitario después de su exabrupto de agosto. Pero el delantero volvió al primer equipo justo antes de la campaña.

Los "Reds" buscan quedar entre los cuatro primeros de la Premier a fin de clasificarse para la Liga de Campeones y perseguir el título continental si continúan con su buen nivel de juego.

"Ésta es una noticia fantástica para todas las personas relacionadas con este club, los dueños y principalmente nuestros seguidores", dijo Rodgers. "Luis es un talento de clase mundial, y lo que tratamos de lograr aquí es asegurarnos de tener sus servicios, algo crucial".

Liverpool no dio a conocer la vigencia precisa del nuevo convenio ni sus términos económicos. Medios ingleses mencionaron que el pacto abarca cuatro años y medio --el pacto original expiraba en 2016-- y un pago semanal de 160.000 libras (262.280 dólares) durante lo que resta de esta campaña. En los siguientes cuatro años, esa remuneración se elevaría a 200.000 libras (163.925 dólares) semanales.

Ello daría un total cercano a los 42 millones de libras (70 millones de dólares).