El gobierno del primer ministro italiano Enrico Letta sobrevivió el viernes a una moción de desconfianza en la cámara baja del parlamento relacionada con el presupuesto del año próximo.

La Cámara de Diputados votó 350-196, con una abstención, a favor de la ley de presupuesto, que ahora pasa al Senado, donde la mayoría de Letta es mucho menor.

El plan de presupuesto para el 2014 busca reducir gastos y tratar de revivir la economía de Italia, pero nadie parece contento con la medida, a excepción del mayoritario Partido Democrático. Grupos empresariales, el opositor Forza Italia, de Silvio Berlusconi, y el anti establishment Movimiento 5 Estrellas han criticado varios elementos de la propuesta.

Letta defiende el plan diciendo que si todo el mundo obtuviese lo que quería el resultado sería la bancarrota. "Yo asumo la responsabilidad de tomar decisiones".