Tribunal: NY infringe ley al limitar refrescos

La ofensiva municipal de Nueva York contra las bebidas azucaradas grandes parece haberse quedado sin burbujas.

Un tribunal estatal de apelaciones falló el martes que el Consejo de Salud de la ciudad se excedió en su autoridad legal al aprobar el año pasado un límite de 16 onzas para refrescos azucarados que se sirven en restaurantes, salas de cine, estadios, puestos de comida y muchos otros lugares.

En una opinión unánime, un panel de cuatro jueces de la División de Apelaciones de la Corte Suprema del estado indicó que aunque el Consejo tiene autoridad para prohibir que se sirva al público productos alimenticios "inherentemente dañinos", las bebidas azucaradas no entran en esa categoría. El consumo de refresco no es necesariamente dañino cuando se hace con moderación, señaló el tribunal, y por ende "no pude ser clasificado como un peligro para la salud per se".

El panel no aclaró que al limitar el tamaño de la bebida se estarían infringiendo las libertades personales, pero dijo que al hacerlo, el Consejo de Salud asumió indebidamente amplios poderes legislativos otorgados sólo al cuerpo legislativo, como el Concejo.

El alcalde Michael Bloomberg, la fuerza impulsora de la normativa, prometió apelar a la brevedad.

"La decisión de hoy es un revés temporal y planeamos apelar esta decisión mientras continuamos con la lucha contra la epidemia de obesidad", dijo en el comunicado.

La Asociación de Bebidas de Estados Unidos, uno de los grupos que han impugnado la medida, aplaudió el fallo, que es segundo en determinar que el Consejo de Salud se excedió en su autoridad. Un tribunal inferior falló en marzo que se debería impedir que la norma entrara en vigor.

___

El periodista de The Associated Press Jonathan Lemire contribuyó a este despacho.