Joe Arpaio, jefe de la Policía del Condado Maricopa, dice que no planea asistir a las reuniones comunitarias planeadas para el sábado, una obligación como parte de un caso en que un juez falló que su organización caracterizó racialmente a los hispanos.

El jefe policial dice que las reuniones en Sun Lakes, Avondale y otras cinco comunidades se celebran al mismo tiempo y que no quería tener que escoger una cita por encima de las demás.

En su lugar, dijo que enviará personal que dirige sus operaciones en cada comunidad.

El juez federal de distrito Murray Snow ordenó que la Policía del Condado Maricopa celebrara las reuniones en lo que Snow dijo es un esfuerzo por mejorar la confianza pública en la agencia policial.

Snow falló que la entidad escogió sistemáticamente a hispanos en sus patrullas de tráfico y patrullas especiales de inmigración.

Arpaio ha apelado la decisión.