Un mexicano de 53 años que vive en California se negó a responder a dos cargos relacionados con marihuana y ahora será deportado a México para enfrentar acusaciones de estar involucrado en la muerte de ocho funcionarios municipales hace 13 años.

Genaro Olaguez fue sentenciado de inmediato a 365 días en prisión después de presentar su declaratoria por los cargos de posesión de marihuana para vender y robo de servicios públicos, dijo Todd Turner, asistente de la fiscalía de distrito del condado San Joaquín.

Turner dijo a las autoridades migratorias que podían recoger a Olaguez en cualquier momento para deportarlo a México. La sobrepoblada cárcel del condado rutinariamente libera antes de tiempo a los prisioneros, agregó, "por eso si pueden deshacerse de alguien, lo harán".

Olaguez, cuyo apellido también aparece como Olaguez Rendón, fue arrestado este mes por agentes del Servicio Federal de Alguaciles de Estados Unidos en cumplimiento de una orden emitida por autoridades mexicanas por la sospecha de haber matado a un comisionado y otros siete funcionarios en Sinaloa, México, en mayo del 2000.

El Servicio Federal de Alguaciles reportó erróneamente esa vez que Olaguez había sido entregado ya a las autoridades mexicanas. Pero después informó que debatían cómo y cuándo extraditarlo.

Ed Shaver, el abogado que le designó la corte, no quiso hacer comentarios.

"Todo lo que sé es declaró por un caso de marihuana. No sé nada sobre México", dijo Shaver.

Vanessa Calva Ruiz, portavoz de la embajada mexicana en Washington D.C., comentó que las autoridades de ahí no podían dar información ni comentar al respecto porque el proceso judicial está en marcha.

Olaguez también había sido arrestado en enero, junto con su esposa y otras dos personas, en relación con la operación de cuatro casas en Stockton, a 80 kilómetros (50 millas) al sur del Congreso californiano, donde las autoridades encontraron más de 900 plantas de marihuana y casi 14 kilos (30 libras) de esta planta que estaba siendo preparada para su venta.

Turner dijo que Andrea Rivera Hernández, esposa de Olaguez, fue arrestada por las autoridades migratorias por los cargos de estar sin permiso legal en el país. Todavía enfrenta cargos relacionados con la marihuana en el condado.