El general Jesús Gutiérrez Rebollo, un afamado zar antidrogas mexicano de la década de 1990 que fue detenido y sentenciado por ayudar a un poderoso cártel de las drogas, murió el jueves por complicaciones de cáncer de próstata, informó su abogado. Tenía 79 años.

Javier Marbán, abogado del general, dijo a The Associated Press que su cliente --que cumplía una sentencia de 40 años por delincuencia organizada y narcotráfico-- falleció el jueves en el Hospital Central Militar de la ciudad de México donde había permanecido dos años y ocho meses.

Gutiérrez Rebollo fue designado zar antidrogas en 1996 por el entonces presidente Ernesto Zedillo e incluso fue calificado por autoridades estadounidenses como un hombre de reputación impecable, pero al año siguiente la policía arrestó al general tras descubrirse que se hospedaba en un departamento de lujo propiedad del entonces líder del Cártel de Juárez del narcotráfico, Amado Carrillo Fuentes, "El Señor de los Cielos".

Informantes declararían luego que el general pedía al Cártel de Juárez la suma de 60 millones de dólares a cambio de enviar soldados a proteger y apoyar sus operaciones de tráfico de drogas.

El general nunca reconoció haber brindado protección al narcotráfico. "Siempre dijo que era inocente de todo lo que le habían acusado", dijo Marbán.

Gutiérrez Rebollo, uno de los funcionarios de más alto grado que hayan sido condenados por narcotráfico en la historia de México, sirvió de inspiración para la creación del personaje del zar de la droga de la cinta "Tráfico", de Steven Soderbergh, del año 2000.

"Fue el primer general de alto rango que es capturado en la guerra contra el narcotráfico" en México, dijo Raúl Benítez, un experto en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México. Su detención "era un mensaje de que (otros) tuvieran mucho cuidado de andarse involucrando con los cárteles porque les iba a ir igual. Era un general prestigiado", agregó.

Cuando fue designado zar antidrogas, su entonces par estadounidense, Barry McCaffrey, dijo que Gutiérrez Rebollo tenía una "reputación de impecable integridad".

Su abogado dijo que Gutiérrez rebollo acababa de ser notificado de que podría completar su sentencia en su domicilio, debido a su estado de salud delicado y su edad avanzada. "Ayer (miércoles) por la noche, cuando recibió la notificación estaba muy contento, tenía los planes de pasar la Navidad con su familia", dijo Marbán.

Gutiérrez Rebollo fue sentenciado a 71 años de prisión, aunque su abogado comentó que en 2011 una corte le redujo la condena a 40 años. En los últimos años la sentencia la cumplía en el hospital militar donde falleció.

Marbán dijo que ahora el hijo del general planea interponer un recurso ante la justicia para que se reconozca la inocencia "post mortem" de su padre.

Benítez, el experto en seguridad, dijo que Gutiérrez Rebollo llegó a ser un símbolo de la lucha de México contra la corrupción, una demostración con quien el país demostraría a Estados Unidos que estaba profundamente comprometido en la eliminación de funcionarios corruptos, sin importar sus rangos altos.

"Su defensa poco pudo hacer. Había un sentimiento de linchamiento", dijo Benítez. "A ningún general le gustaría morir como él, acusado de narcotráfico, aislado en la cárcel. A nadie le gustaría morir así", añadió.

Gutiérrez Rebollo fue, de hecho, el primer zar antidrogas en ser detenido por vínculos con el narcotráfico. A finales de 2008, las autoridades detuvieron a Noé Ramírez, zar antidrogas entre 2006 y 2008 con el gobierno del presidente Felipe Calderón, luego de que un testigo lo señalara de haber recibido al menos 450.000 dólares del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Para 2012, la policía detuvo a tres generales y un teniente coronel por presuntos vínculos con el cártel de los hermanos Beltrán Leyva. Entre ellos, estaba el general retirado Tomás Angeles Dauahare, quien fuera el número dos del ejército tras haber sido subsecretario de la Defensa.

Sin embargo, a diferencia de Gutiérrez Rebollo, quien fue sentenciado, los jueces ordenaron la liberación tanto de Ramírez como del general retirado Angeles Dauahare por considerar que los testimonios de los testigos no fueron suficientes para inculparlos, con lo cual se vinieron abajo dos de los casos de perfil más alto contra la corrupción iniciados por el gobierno de Calderón.

___

Adriana Gómez Licón está en Twitter como: www.twitter.com/agomezlicon