El legislador de Florida Trey Radel, quien hace un mes se declaró culpable de los cargos de posesión de cocaína, dijo el jueves que no renunciará.

El republicano hizo el anuncio en su oficina de Cabo Coral poco después de salir de un centro de rehabilitación.

Radel dijo en conferencia de prensa que el alcohol era la causa de su problema y prometió que se mantendría sobrio.

El 20 de noviembre, Radel se declaró culpable de un cargo menor de posesión de cocaína y fue sentenciado a un año en libertad condicional. El legislador admitió haber comprado 3,5 gramos de cocaína a un agente encubierto en Washington el 29 de octubre.

Varios líderes republicanos, entre ellos el gobernador de Florida, Rick Scott, le han pedido que renuncie.

Radel llevaba en el cargo 10 meses cuando fue acusado. Su distrito incluye las ciudades costeras de Fort Myers y Naples.