Un mexicano fue condenado a 15 años de cárcel acusado de dirigir una red traficante de metanfetaminas que se extendía desde el estado de Washington hasta la localidad de Ketchikan, en Alaska.

El juez Timothy Burgess dictó la sentencia a Fernando Benítez Moreno, de 49 años, en una corte federal de distrito en Ketchikan. Benítez Moreno utilizaba diversos alias, entre estos David Sánchez, Seguridad, Tío César y Tío Bob.

El subprocurador federal Jack Schmidt dijo que el mexicano dirigía la red traficante de narcóticos. Benítez Moreno deberá purgar su condena en una prisión federal.

Los cómplices de Benítez Moreno transportaban las metanfetaminas en vuelos comerciales que se dirigían del estado de Washington a Ketchikan, y después regresaban para entregarle el dinero. A veces el jefe de la organización hacía los viajes personalmente.

Otros 10 implicados en la red narcotraficante recibieron antes sus respectivas sentencias de prisión.