El Vaticano contratará más firmas consultoras con el fin de que lo asesoren sobre sus reformas estructurales y financieras, entre ellas McKinsey & Co. para modernizar sus comunicaciones y KPMG para adecuar su contabilidad a los estándares internacionales.

Así lo anunció el jueves la comisión investigadora de la salud financiera y organizativa creada en julio por el papa Francisco como parte de su plan de restructuración de la burocracia vaticana, anticuada e ineficiente.

Ya la firma Promontory Financial Group, especializada en que se cumplan las regulaciones, ha instalado una veintena de empleados en el banco vaticano para revisar sus cuentas y asegurarse de que están a la altura de las normas internacionales para combatir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo. Promontory también asesora a APSA, la institución financiera administradora de los bienes raíces de la Santa Sede.

Por su parte, la Ciudad Estado del Vaticano, que maneja los Museos Vaticanos y la tienda libre de impuestos, que generan grandes ingresos, designó a la consultora EY para auditar sus libros.

Al ser elegido, Francisco recibió un mandato de los cardenales de reformar la burocracia vaticana y volverla más acorde con las necesidades de la Iglesia católica en el siglo XXI. Reunió a ocho influyentes cardenales de distintas partes del mundo para que lo asesoren y nombró un puñado de comisiones de estudio para obtener opiniones de expertos. Las primeras propuestas importantes serán formuladas previsiblemente cuando los cardenales se reúnan por tercera vez con Francisco en enero.

El Vaticano dijo que McKinsey revisará las numerosas operaciones de comunicación y formulará recomendaciones para volverlas "más funcionales, eficientes y modernas". El vocero, el padre Federico Lombardi, dijo que la tarea tomará entre dos y tres meses.

La Santa Sede cuenta con una multitud de medios noticiosos oficiales y oficinas de prensa que le ayudan a emitir su mensaje, pero son independientes unas de otras y responden a distintas oficinas: el vocero, la Radio Vaticana, la Televisión Vaticana, la editorial vaticana y el diario L'Osservatore Romano. Últimamente ha desarrollado un sector para los medios modernos, que incluye la página de internet news.va, manejada por el departamento de comunicación social.

El anuncio de las consultoras anticipó el discurso de Navidad que Francisco pronunciará el sábado para la curia, en el cual podría dar indicios sobre la orientación de la reforma.

Los problemas financieros y organizativos del Vaticano, conocidos sólo por la jerarquía eclesiástica, salieron a la luz el año pasado con las filtraciones de la correspondencia papal hechas por el mayordomo del entonces pontífice Benedicto XVI. Los documentos pusieron de manifiesto batallas por el poder, denuncias de corrupción en el otorgamiento de contratos y un enorme derroche fiscal, el cual incluyó los 550.000 euros (720.115 dólares) que gastó la Santa Sede en su pesebre de Navidad en la Plaza de San Pedro.

Posteriormente, el Vaticano se vio remecido por el arresto del contador de APSA, acusado de tratar de introducir clandestinamente 20 millones de euros desde Suiza a Italia. El contador, que tiene varias cuentas en el banco vaticano, está acusado de lavado de dinero en otro caso. Dijo que sólo trataba de ayudar a unos amigos.

___

Nicole Winfield está en Twitter como www.twitter.com/nwinfield