El gobierno de Brasil está ansioso de escuchar del gobierno de Estados Unidos los cambios propuestos a los programas de espionaje de Washington, dijo el jueves el canciller brasileño Luis Figueiredo.

Según el canciller, Brasil "sigue con interés" las medidas que se adopten en Estados Unidos en torno al programa de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés), del que Brasil y su presidenta fueron objetivos.

El miércoles, una comisión especial recomendó al presidente Barack Obama la realización de cambios profundos en las estrategias de espionaje de la NSA.

De acuerdo con una de las propuestas, cualquier actividad de vigilancia sobre gobernantes extranjeros estaría sujeta al escrutinio del presidente de Estados Unidos antes de ejecutarla.

Los artículos periodísticos difundidos en Brasil basados en documentos que filtró Edward Snowden detallaron que la NSA espió el teléfono celular de la gobernante brasileña Dilma Rousseff. En reacción, la presidenta canceló una visita de estado que tenía previsto efectuar a Estados Unidos.