Cuba liberó la venta minorista de automóviles, un paso que avanza en la apertura del mercado de vehículos iniciada en 2011 y que permitirá a los ciudadanos adquirir vehículos sin permisos estatales.

Un reporte del periódico oficial Granma dio a conocer que las normativas para la compra de carros por parte de los particulares entrarán paulatinamente en vigor en los próximos días -aunque no se mencionó el cronograma- y básicamente destrabarán el complejo mecanismo que había en el país en este sector.

Hasta la fecha los cubanos debían tener una carta del Ministerio de Transporte que los autorizaba a adquirir al Estado un automóvil por un valor determinado.

"Este mecanismo, además de burocrático" era "una fuente de especulación y enriquecimiento" ilícito, reconoció el rotativo pues había pocos autos en oferta.

Los permisos los obtenían quienes podían demostrar que contaban con el dinero ahorrado por su trabajo, como por ejemplo médicos, técnicos y diplomáticos que salían del país en misiones internacionales y recibían estipendios suficientes.

Sin embargo, el mecanismo produjo un mercado negro de cartas que pasaban de mano en mano duplicando el valor de los vehículos.

Con las nuevas normas jurídicas que serán dadas a conocer en los próximos días, indicó Granma, "se dan pasos adicionales para eliminar restricciones que con el tiempo perdieron su razón de ser; con ellas desaparecen (también) trabas administrativas que dejaban espacio a la ilegalidad".

Muchas personas reclamaron en los últimos meses que el gobierno había paralizado paulatinamente la venta de carros a particulares ocasionando largas listas de espera en las cuales se propiciaba la corrupción o el soborno a funcionarios.

En las calles la noticia fue tomada con satisfacción.

"Es lo mejor que han podido hacer para los cubanos", dijo a The Associated Press Virgen Ruiz, una manicura de 24 años.

Rafael García, un marino de 47 años, reconoció que era una medida largamente esperada incluso porque da la posibilidad de adquirir un carro a quienes no tenían oportunidad de justificar su dinero ahorrado con trabajo. "Me imagino que los precios a lo mejor no van a ser asequibles para todos, pero es algo mejor", agregó.

Aunque no se dieron mayores detalles, el reporte de Granma indicó que se ofrecerán a la venta minorista motos, autos, utilitarios, camionetas, microbuses, nuevos y de segunda mano "para las personas naturales cubanas y extranjeras residentes en el país".

Los precios serán "semejantes a los que reconoce el mercado entre particulares", agregó y se mantendrá la prohibición de que personas jurídicas puedan vender a particulares.

Cuba no tiene fábricas de automóviles por lo que todos los vehículos son importados.

Este paquete de medidas profundiza la apertura realizada en octubre de 2011 cuando se permitió la libre compra venta de automóviles entre particulares luego de décadas de limitaciones y obstáculos administrativos.

"Quedó demostrado que, mientras la transmisión de la propiedad de vehículos entre personas naturales se ha desarrollado con fluidez, la venta a los particulares por medio del mecanismo de las cartas de autorización ha resultado inadecuada y obsoleta", expresó Granma.

Desde 2011 el presidente Raúl Castro comenzó una serie de reformas que buscan actualizar el modelo cubano dándole flexibilidad y una mayor eficiencia, pero las autoridades aseguraron que no se transitará hacia el capitalismo ni se realizarán privatizaciones en sectores estratégicos.

------

Andrea Rodríguez esta en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP