La minera estadounidense Drummond fue penalizada por un derrame de carbón en enero en las costas caribeñas colombianas en la mayor sanción ambiental del país, indicaron las autoridades el jueves.

La ministra del Ambiente Luz Helena Sarmiento reveló el monto de la multa de 6.965 millones de pesos (3,6 millones de dólares) en conferencia de prensa en su despacho.

Adicionalmente, la empresa estadounidense, con sede en Alabama, deberá en un año limpiar las playas de Santa Marta, en las costas del Caribe colombiano y donde se produjo el derrame.

La oficina de prensa en Bogotá de Drummond, que es la segunda productora y exportadora carbón del país tras la multinacional Cerrejón, sólo indicó que se pronunciaría sobre la decisión el viernes.

La compañía tiene 10 días para apelar la decisión ante el mismo despacho del Ambiente y en caso de ser ratificada la sanción, no sólo deberá pagar, sino en 15 días elaborar y presentar a las autoridades ambientales un plan de limpieza de las playas de Santa Marta, en el departamento de Magdalena y a unos 750 kilómetros al norte de Bogotá, explicó la ministra.

La sanción económica es "la más alta en la historia ambiental del país" y es la máxima que contemplan las leyes colombianas, añadió.

Dijo que hasta ahora la compañía no ha informado exactamente cuánto carbón cayó al mar la noche del 12 de enero y la mañana del 13 de enero de una barcaza de Drummond cargada del material y que se movilizaba por aguas cercanas a Santa Marta. Pero en la embarcación iban unas 1.800 toneladas de carbón, aseguró.

La empresa dijo en un comunicado a comienzos de año que a su barcaza le entró agua de mar debido a que en la zona había mal tiempo con fuerte oleaje y vientos. La compañía aseguró entonces también que descargó el carbón en otra nave y que evitó el hundimiento, pero sin mencionar cuánto carbón pudo caer al agua.

Drummond, que produce anualmente unas 25 millones de toneladas de carbón, saca el material de una mina a cielo abierto y lo lleva en tren hasta su propio puerto en la localidad de Ciénaga, cerca de Santa Marta, para sacarlo en exportación.

Según las autoridades una parte del material cayó al fondo del mar en un área calculada por las autoridades ambientales en unos 10.200 metros cuadrados, indicó la ministra Sarmiento.

El daño ambiental está en el material carbonífero que cayó al fondo del mar y que debe ser recogido por la empresa, destacó la ministra.

Francisco Arias, director del oficial Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, entidad vinculada al ministerio y que también investigó el caso, explicó en diálogo telefónico con The Associated Press que a diferencia del petróleo o aceites, por ejemplo, los efectos químicos del carbón en el agua son menos agudos. Básicamente, dijo Arias, el carbón causa turbidez en el agua, lo que ocasiona que la luz no pueda penetrar fácilmente al medio marino y eso reduce su capacidad para producir oxígeno y alimento, afectando o matando pequeños organismos que viven en el fondo marino como crustáceos y moluscos.

En la zona no hay corales y tampoco se ha detectado hasta ahora una mortandad de peces porque normalmente éstos buscan otros sitios de alimentación si no encuentran su dieta de moluscos, por ejemplo, agregó Arias.