El acosado presidente de Ucrania fustigó duramente a los países occidentales el jueves por apoyar las protestas masivas que exigen su renuncia y anunció planes para unirse parcialmente a una unión económica encabezada por Moscú, una medida que probablemente profundizará la crisis política.

En entrevista televisada con periodistas escogidos a dedo, el presidente Viktor Yanukovych criticó a las naciones extranjeras por entrometerse en los asuntos internos de Ucrania.

En las semanas pasadas, diplomáticos occidentales asistieron a las enormes manifestaciones en la Plaza Independencia de Kiev, llamada Maidan. La subsecretaria de Estado norteamericana Victoria Nuland incluso repartió emparedados a los manifestantes allí.

"Es muy importante. Es nuestro asunto interno", dijo Yanukovych. "Y que ciertos países no se entrometan en nuestros asuntos internos ni crean que pueden ser jefes aquí".

"Me opongo categóricamente a que alguien venga aquí y nos enseñe cómo debemos vivir", dijo Yanukovych, visiblemente molesto.

Desde hace casi un mes, el presidente enfrenta enormes protestas tras su brusca decisión de abandonar las negociaciones para un acuerdo político y comercial con la Unión Europea y volverse hacia Rusia. Las manifestaciones llegaron a contar con cientos de miles de personas después que la policía antimotines disolvió violentamente las pequeñas protestas iniciales, lo cual dejó decenas de heridos.

Hace dos días, Rusia anunció un gran préstamo de rescate para Ucrania, que enfrentaba una posible mora en sus pagos. El paquete del presidente ruso Vladimir Putin incluye el compromiso de comprar bonos del Tesoro ucraniano por valor de 15.000 millones de dólares y la venta de gas natural a clientes ucranianos con fuertes descuentos.

En Moscú, Putin hizo hincapié en que el rescate obedecía al deseo de ayudar a un vecino sumido en problemas, no a romper los vínculos de Kiev con la UE.

"No tenemos absolutamente nada que ver con eso", aseguró Putin.

El mandatario ruso también rechazó las denuncias de que podría enviar efectivos militares para anexar la parte oriental del país, de mayoría rusa, y dividirlo en dos. La región oriental en general se opone a las protestas contra el gobierno en Kiev.

"Eso es un disparate", afirmó el mandatario ruso.

Con respecto al acuerdo con Putin, Yanukovych dijo que Ucrania podría suscribir a partes de la Unión Aduanera, el bloque económico encabezado por Moscú, aunque los manifestantes digan que con eso volverá a colocar al país bajo el yugo ruso como en la época soviética.

Yanukovych también dijo que se reanudarán las conversaciones sobre la operación bilateral del estratégico sistema ucraniano de ductos que transportan el gas natural ruso a Europa.

Algunos analistas dijeron que esas medidas contradicen el acuerdo con la UE y serían rechazadas por la oposición.

"Digámoslo con claridad: esto es totalmente incompatible con los acuerdos vigentes con la UE, que no lo tomará como una señal de que el gobierno encara la integración europea con la menor seriedad", dijo Tim Ash, analista de mercados emergentes en el Standard Bank de Londres.