Las autoridades respaldadas por la cúpula militar intensificaron el jueves la persecución a personajes destacados de la revuelta de 2011 que llevó al derrocamiento del entonces presidente Hosni Mubarak, al detener a seis activistas de derechos humanos, entre ellos un destacado organizador juvenil.

Horas antes de que la policía irrumpiera en el centro de derechos humanos en el centro de El Cairo, un tribunal absolvió a dos hijos de Mubarak y a su último primer ministro de cargos de corrupción en un caso relacionado con la venta de un terreno que data de hace unos 20 años. Los dos hijos del ex presidente, sin embargo, permanecieron detenidos pues siguen enfrentando otros cargos por corrupción.

Cinco de los seis activistas detenidos fueron puestos en libertad siete horas después de ser detenidos. Uno de los detenidos, el abogado Mahmud Bilal, dijo en conferencia de prensa que policías vestidos de civil los golpearon, vendaron de los ojos y los insultaron después de atarles las manos.

Tres de los más conocidos líderes juveniles de la rebelión de 2011 --Alaa Abdul Fatá, Ahmed Douma y Ahmed Maher-- ya están detenidos bajo la acusación de quebrantar una ley recientemente aprobada que pone duras condiciones a la realización de protestas públicas y penaliza los ataques a la policía.

La incursión contra el centro de derechos humanos y la exoneración de los hijos y el ex ministro de Mubarak dan credibilidad a las crecientes sospechas de que el gobierno instalado por las fuerzas armadas tras el derrocamiento de Morsi en julio se prepara para acomodar a figuras claves de la época de Mubarak para ampliar su base de apoyo, ya que casi a diario enfrenta protestas de simpatizantes de Morsi y existe descontento entre grupos de jóvenes liberales y seculares.

El jueves, el presidente interino Adli Mansur tuvo la primera de cuatro reuniones programadas con políticos, asociaciones, grupos juveniles y sindicatos al final de las cuales se espera que se presente un calendario para las votaciones.

Las exoneraciones seguramente serán vistas como una continuación de lo que se considera una falla de llevar ante la justicia a quienes cometieron crímenes durante la dictadura de 29 años de Mubarak. A la fecha, casi todos los policías acusados de la muerte de más de 800 manifestantes durante la revuelta de 2011 han sido exonerados o se les suspendió la sentencia. Varios ex integrantes del gobierno de Mubarak también han sido exonerados.

La corte penal de la capital egipcia declaró inocentes a Gamal y Alaa Mubarak, así como a Ahmed Shafiq, de corrupción en un caso vinculado con la venta de un terreno a los hijos del ex mandatario por una asociación que en ese momento dirigía el ex primer ministro.

Los fiscales sostenían que las tierras fueron vendidas a los hijos del presidente a un precio mucho menor a su valor de mercado. Fueron absueltos también cuatro generales retirados que eran miembros de la junta directiva de la asociación.

Un pequeño grupo de simpatizantes de Mubarak presentes en la corte festejó el veredicto al grito de "¡Gamal Mubarak, la presidencia te espera!".

Shafiq, quien es funcionario de la fuerza aérea igual que Mubarak, vive en el exilio desde junio de 2012, cuando perdió la presidencia por estrecho margen con el islamista Mohamed Morsi. Autoridades de seguridad informaron que el veredicto anula las órdenes de que el ex premier debía ser detenido en cuanto llegara a cualquier punto de entrada al país, orden que despeja el camino para su regreso. No se ha aclarado si Shafiq planea regresar a la política.

El abogado de Shafiq, Yehya Kadri, dijo al canal de televisión privado Al-Hayat que el ex primer ministro piensa regresar al país pero no aclaró si buscará un cargo en el gobierno.

Morsi fue derrocado el 3 de julio por un golpe popular apoyado por el ejército y está siendo enjuiciado por incitar al asesinato, al tiempo que también se prepara otro juicio en su contra por asociarse con grupos milicianos extranjeros.

Mubarak fue sentenciado a cadena perpetua en 2012 por no evitar la matanza de opositores durante las protestas del año previo que acabaron con su régimen de 29 años. Después apeló y fue exonerado y en la actualidad está siendo sometido a un nuevo juicio.

___

La periodista Maggie Michael de The Associated Press contribuyó a este despacho.