Un ministro boliviano acusó al gobierno de Estados Unidos de planificar y ejecutar la fuga del empresario estadounidense Jacob Ostreicher, investigado en Bolivia por lavado de dinero.

Carlos Romero, ministro de Gobierno (Interior), dijo en rueda de prensa el miércoles que "el gobierno de Estados Unidos planificó y ejecutó el operativo" y respaldó sus acusaciones con una publicación del diario The New York Times.

Ostreicher, un judío neoyorquino de 54 años, tenía arresto domiciliario y huyó clandestinamente por un puesto fronterizo a Perú desde donde abordó un vuelo comercial que lo llevó a Los Angeles y Nueva York el lunes.

La ministra de Justicia, Cecilia Ayllón, dijo la víspera que Ostreicher fugó con ayuda de "un grupo especial". "Está claro que ese grupo de expertos no puede ser otro que funcionarios de la CIA", señaló Romero.

Ostreicher invirtió millones de dólares en cultivo de arroz y ganadería en el oriente boliviano con una socia a la que denunció de supuesta complicidad con un narcotraficante brasileño, lo que lo puso bajo sospecha.

Estuvo preso por 18 meses hasta hace un año cuando un juez le otorgó arresto domiciliario después que intercediera a su favor el actor y activista Sean Penn.

"Penn ha realizado un conjunto de actuaciones (a favor de Ostreicher), pero decir que coordinó el operativo, no estoy en condiciones de plantear todavía esa hipótesis", dijo Romero.

El ministro dijo que no se explica cómo es que Ostreicher obtuvo autorización para volar desde Lima sin tener un registro de ingreso legal a Perú.

Aseguró que parte de ese operativo clandestino fue fingir un supuesto secuestro de Ostreicher para distraer a las autoridades bolivianas.

Funcionarios de Bolivia ahora estudian los pasos legales a seguir que podría incluir un posible pedido de extradición de Ostreicher.

Bolivia y Estados Unidos no tienen embajadores desde que Morales expulsó a finales de 2008 al representante estadounidense por supuesta confabulación con los opositores. Washington hizo lo propio con el embajador boliviano.

El caso de Ostreicher tensó más relación entre La Paz y Washington por la demora de la justicia. Todos los plazos legales han excedido y la fiscalía no pudo presentar desde junio de 2011 una acusación respaldada con pruebas.

"Es un caso que se ha dilatado excesivamente, ya debería haber una acusación final o un sobreseimiento. Y este es el resultado (la fuga de Ostreicher)", dijo Romero.