El presidente venezolano Nicolás Maduro se reunió el miércoles en el palacio de gobierno con algunos gobernadores y alcaldes opositores en un intento por abrir un diálogo para superar las fuertes divisiones que han dominado las relaciones entre el oficialismo y la oposición por más de una década.

Maduro hizo la convocatoria siguiendo la práctica de su antecesor Hugo Chávez, quien solía llamar al diálogo a la oposición tras procesos electorales difíciles.

"Era necesario dar este paso y se los digo para abrir una nueva etapa... (para) sellar una voluntad colectiva de paz", indicó el mandatario, de 51 años, en un discurso que ofreció ante los dirigentes opositores.

"No vengo aquí a bajar banderas y a pedir que nadie las baje. Solamente pido que las canalicemos, como las canalizamos el 8 de diciembre (en las elecciones municipales), en democracia, en paz, con respeto a las reglas de juego", agregó.

Maduro llamó a la oposición a "pasar a etapas superiores de tolerancia" para superar la fuerte polarización que ha dominado el país desde 1999 cuando asumió el gobierno el fallecido Chávez.

Por su parte, el alcalde de la región metropolitana de Caracas, Antonio Ledezma, instó a Maduro a resolver la "crisis de gobernabilidad" para lograr una situación de convivencia y paz en el país.

Ledezma dijo en un breve discurso que la solución de la crisis de gobernabilidad pasa por el respeto a la Constitución.

"Aquí no venimos a un duelo a ver quién dispara primero en la cintura. Aquí venimos a hablar de los problemas que padecen todos los venezolanos. Aquí venimos a dar testimonio en pos de esa convivencia", expresó el alcalde reelecto.

El dirigente expresó que la oposición estaba abierta a un "diálogo crítico" con el gobierno para aproximarse, pero sostuvo que el "diálogo no significa claudicar con nuestros principios".

El gran ausente del encuentro fue Henrique Capriles, ex candidato presidencial y gobernador del estado central de Miranda, quien en la víspera indicó en su cuenta de Twitter que no asistiría a la reunión porque "no hemos recibido ninguna invitación".

Maduro se enfrentó a Capriles en los comicios presidenciales del pasado 14 de abril en los que lo venció por estrecho margen. El líder opositor se ha negado a reconocer la victoria del heredero político de Chávez alegando un supuesto fraude.

En los comicios municipales del 8 de diciembre el oficialismo ganó casi 73% de las 337 alcaldías que estaban en disputa y el resto quedó en manos de la oposición, incluyendo algunas de las principales ciudades del país.