El Congreso federal envió el miércoles al presidente Barack Obama un proyecto de ley de presupuesto que reduce los recortes automáticos a diversos programas, desde partidas para el Pentágono hasta el sistema de parques nacionales.

La medida fue avalada 64-36 en el Senado. La Cámara de Representantes aprobó la iniciativa la semana pasada por margen 332-94.

La legislación está diseñada para evitar el tipo de disputas que se han experimentado en los tres últimos años con un gobierno dividido y que condujo al cierre parcial del gobierno en octubre.

La Casa Blanca apoya la iniciativa y la promulgación por parte de Obama está garantizada. Legisladores en ambos partidos y en puntos opuestos del Capitolio esperan acotar la política de riesgo calculado en el tema fiscal y evitar más cierres del gobierno.

Producto de intensas negociaciones de última hora, la medida cumple con las necesidades políticas de corto plazo de republicanos, demócratas y la Casa Blanca. Como resultado, no hubo suspenso sobre el resultado de la votación en el Senado, solo sobre el efecto en las elecciones de 2014 y más inmediatamente, su impacto en futuras disputas legislativas respecto al gasto y el límite de la deuda del país.

"Estoy cansado de la parálisis, y los estadounidenses con los que hablo, en especial de Arkansas, también están hartos", dijo el senador Mark Pryor, un demócrata que apoyó la medida aunque tendrá que justificar su voto en la campaña electoral del próximo año cuando buscará reelegirse. Su posible rival, el republicano Tom Cotton, votó contra la medida la semana pasada que se aprobó en la Cámara de Representantes.

La medida, negociada por la senadora demócrata Patty Murray y el representante republicano Paul Ryan, evitará recortes automáticos de gastos por 63.000 millones de dólares que fueron resultado de un fracaso previo de los legisladores y la Casa Blanca para ponerse de acuerdo sobre un plan para reducir el déficit fiscal. Eso representa casi una tercera parte de los recortes etiquetados originalmente para los años fiscales 2014 y 2015.

Los demócratas expresaron satisfacción de que el dinero pueda ser restablecido para programas educativos como Head Start, y legisladores en ambos partidos y la Casa Blanca se alegraron por la cancelación de futuros recortes presupuestales al Pentágono.

Para compensar el incremento en el gasto, la legislación ofrece unos 85.000 millones de dólares en ahorros en otras partes del presupuesto. Están incluidos incrementos en los impuestos a los boletos de avión que ayudarán a pagar por la seguridad en los aeropuertos y cuotas que pagarán las empresas para que el gobierno garantice las pensiones.

___

El periodista de The Associated Press Andrew Taylor colaboró a este despacho.