Un violín Stradivarius que fue robado a su propietaria en una estación de tren en Londres en 2010 facturó casi 1,4 millones de libras esterlinas (2,3 millones de dólares) en una subasta.

El instrumento creado en 1696 fue robado fuera de la estación Euston en noviembre de 2010 cuando la música sudcoreana Min-Jin Kym se estaba comprando un refrigerio.

En julio, casi tres años después, la policía anunció que había recuperado el instrumento casi intacto en una propiedad en Inglaterra. Tres personas han sido sentenciadas por el robo.

El instrumento es uno de los cerca de 400 violines Stradivarius que sobreviven en el mundo. Se vendió el miércoles por la casa de subastas de instrumentos finos Tarisio en un remate por internet en el que alcanzó 1,38 millones de libras esterlinas.

La casa dijo que una fracción de las ganancias será destinada a las autoridades que ayudaron a encontrar el violín.

Los violines Stradivarius son célebres por su calidad de sonido y fabricación.