Con un penal en la recta final del encuentro, Raja Casablanca se encaminó el miércoles hacia un triunfo sorpresivo por 3-1 sobre el Atlético Mineiro de Ronaldinho, con lo que consiguió una cita inesperada ante el Bayern Munich en la final del Mundial de Clubes.

El club marroquí enfrentará al monarca vigente de la Liga de Campeones de Europa el sábado, luego del triunfo posibilitado por el penal que convirtió el capitán Mohsine Moutauali a los 84 minutos. El árbitro marcó la falta al considerar que el zaguero del club brasileño Rever le puso una zancadilla a Mouhssine Iajour dentro del área.

Iajour había puesto en ventaja al cuadro local a los 51 minutos, ante más de 35.000 espectadores en el Estadio Marrakech, antes de que Ronaldinho igualara por el Mineiro, mediante un refinado cobro de un tiro libre a los 63.

Tras el penal y cuando el Atlético buscaba el empate a la desesperada, su técnico Cuca quedó mudo. Vivien Mabide, quien entró de cambio, hizo el 3-1 ya en los descuentos.

Ahora, el club magrebí buscará dar una campanada aun mayor frente al Bayern.

"¿Quién hubiera pensado que llegaríamos hasta ahí?", preguntó el técnico del Raja, Faouzi Benzarti.

Ronaldinho abandonó la cancha con lágrimas en los ojos, tras la derrota del monarca de la Copa Libertadores.

El ex astro del Barcelona fue rodeado por varios jugadores jubilosos del Raja, que le pidieron su camiseta. Algunos incluso le desataron las agujetas de los zapatos para llevárselos como recuerdo después de lo que fue quizás la noche más memorable de un club marroquí en la historia.

Más de 10.000 seguidores del Atlético abandonaron el graderío en estado de conmoción, muchos sollozando.

Ciertamente, el Atlético no hizo valer su jerarquía ante el Raja, que se valió de la velocidad en los contraataques para poner en aprietos a los zagueros del club brasileño, Leonardo Silva y Rever, quienes quedaron en evidencia durante varios momentos del cotejo pero principalmente en la jugada que derivó en la falta dentro del área.

El defensa del Raja Zakaria El Hachimi celebró la marcación del penal haciendo el "baile del gusano". Acostado boca abajo, se contorsionó sobre el césped.

"En todos los equipos hay algunos errores, y creo que ellos fueron muy lentos", dijo Benzarti, quien ha ganado los tres encuentros desde que tomó las riendas del equipo, justo antes del comienzo de este certamen. "Anotar tres goles contra un gran equipo no es poca cosa".