La segunda edición anual del TeletónUSA, un especial televisivo de 29 horas seguidas para recaudar fondos a beneficio de niños discapacitados y enfermos, recaudó poco más de 15 millones de dólares, dijeron el miércoles los organizadores.

"Estamos eufóricos por los importantes resultados de la transmisión de TeletónUSA y sumamente agradecidos con nuestros millones de televidentes por su enorme generosidad, que demuestra que ellos también son héroes con un corazón", manifestó Alberto Ciurana, presidente de programación y contenido de Univision Networks.

"Haber superado el monto recaudado el año pasado no solo es un logro inmenso, sino también una demostración del compromiso genuino para ayudar a otros que lo necesitan. Estos fondos harán una diferencia importante en las vidas de muchas familias mientras somos testigos de la construcción del primero de varios centros de rehabilitación para niños", expresó.

De acuerdo con la Fundación Teletón, se recaudaron 15,3 millones de dólares en el programa en el que participaron numerosas estrellas de la música y personalidades, entre ellas Carlos Vives, David Bisbal, Daniela Romo, Lucero y Thalía.

En total, cerca de 12 millones de televidentes vieron parte o la totalidad del programa transmitido por Univision el viernes 13 y sábado 14 de diciembre, dijo la cadena televisiva en un comunicado de prensa.

El primer TeletónUSA, realizado en 2013, tuvo una audiencia de 14 millones de televidentes y recaudó poco más de 15,2 millones de dólares.

Bajo el título "Héroes con corazón", el programa fue transmitido en vivo desde Miami, pero tuvo participaciones desde otras ciudades de Estados Unidos, entre ellas Chicago, Houston, Los Angeles, Nueva York y San Antonio. El presentador chileno Don Francisco, fue uno de los anfitriones del TeletónUSA junto con Lucero, Jorge Ramos, Galilea Montijo y Raúl González.

La Fundación Teletón dijo que los fondos serán destinados principalmente a la construcción del primer centro de rehabilitación de la Fundación, que estará en San Antonio, Texas, y podría abrir sus puertas en septiembre del año próximo. Un porcentaje menor será destinado a otras instituciones que atienden a niños con cáncer y autismo en diferentes estados del país, y otro se reservará para financiar el costo anual de operaciones del centro de Texas, estimado en unos 8 millones de dólares.