Texas: Grupo hípico infringe leyes antimonopolio

La principal asociación estadounidense de caballos de cuarto de milla infringe leyes estatales y federales antimonopolio al prohibir los caballos clonados en su prestigioso registro, falló el martes un jurado de Texas en un caso observado muy de cerca por grupos de criados del país y el extranjero.

Abogados de dos criadores que demandaron a la Asociación de Caballos de Cuarto de Milla de Estados Unidos dijeron que el veredicto no exige automáticamente al grupo inscribir los caballos clonados o sus descendientes. Eso pudiera suceder en una audiencia que todavía no se ha programado, dijo la abogada Nancy Stone.

El jurado tampoco otorgó los 6 millones de dólares en daños y perjuicios que solicitaban los criadores.

"Nuestro interés principal en todo el caso no ha sido cobrar compensación por daños, sino inscribir a estos caballos", dijo Stone.

La asociación estudia la posibilidad de presentar una apelación, dijo su portavoz, Tom Persechino.

Los dos criadores, Jason Abraham, de la región Panhandle de Texas, y Gregg Veneklasen, veterinario de Amarillo, demandaron a la asociación el año pasado, alegando que el grupo operaba un monopolio al excluir los caballos clonados, señalando que ya había permitido otras tecnologías artificiales como la inseminación.

Pero la asociación, que tiene 280.000 miembros, negó que infringiera alguna ley antimonopolio. La organización alegó que sus normas exigen que el padre y la madre estén inscritos, lo que es imposible con los caballos clonados, y que tiene el derecho a fijar sus propias reglas mientras fueran razonables y legales. Durante el juicio, uno de los abogados del grupo señaló que una encuesta enviada a 3.000 miembros de la asociación hace algunos años indicó que 86% de los miembros se oponían a inscribir caballos clonados.

La asociación trata con ahínco de proteger su prestigioso registro, que agrega valor financiero a los animales incluidos en la lista. Los caballos cuarto de milla, que por lo general son más pequeños que los purasangre, se crían para desarrollar velocidad en distancias cortas.

La asociación no devolvió de inmediato el martes una llamada para que comentara al respecto.

El caso es observado de cerca por criadores en Estados Unidos y pudiera sentar un precedente porque ningún grupo de criadores estadounidense permite en este momento la inscripción de caballos clonados.